miércoles, 6 de marzo de 2013

Segundas oportunidades

A la vida, esa individua que gusta horrores de dar vueltas y perrearnos con cierta asiduidad, de vez en cuando - así como de Pascuas a Ramos - le puede su coranzoncito y nos sirve en bandeja segundas oportunidades.

Tampoco se vayan a pensar ustedes que se estira demasiado la jodía, que las ocasiones de repesca suelen ser como los caballos; y ya se sabe eso de que, si vienen con lazo, mejor no asomarse a la dentina.

Vamos, que a veces son tan cutres que ni la más avispada madre de abundante familia las destapa. Y ya es decir, no crean, que aquí la que suscribe se las ha ingeniado de espontánea en situaciones absurdas por doquier; o porque no quedaba otra, que lo mismo es.

El caso es que, ayer mismo, mi teutona existencia tuvo a bien palmearme el lomo. Supongo que le di pena, o acaso - más bien - se la dieron los niños, que culpa no tienen, los pobres, de que mis neuronas anden flojeando.

Reconozco que a punto estuve de pifiarla de nuevo, pero es que la oportunidad venía bien camufladita.

Y es que aparcar el coche cargado con tus tres pigmeos chillones y hambrientos y encontrarte a dos ajenos esperando en la puerta de tu casa, descoloca a cualquiera.

Nos ha invitado el Mayor a merendar, me dijeron quitándose las chaquetas. Y una, que tenía el día fromlosttotheriver, les dejó pasar y apropiarse del Lego.

Rebuscando merienda para cinco infantes, me tantreaba aquello de que, total, dos más no molestan y se pelean menos, cuando sonó el timbre.

Sí, el timbre.

Dos forasteros más, señores. Dos. Y de la edad de Destroyer.

Con madre, esta vez, aunque sólo la de uno de ellos, el más rubio, que se limitó a entregarme las zapatillas de ambos a toda prisa y comentarme que les vendría a buscar la otra, que ella tenía que hacer recados.

Ahí, mientras recogía mi mandíbula del suelo, intenté hacer memoria, buscando el lapsus aquel en el que se me ocurrió convocar a tanto vástago el mismo día. Pero nada, que no lo encontré. Entre otras cosas porque, ni en mis horas de mayor enajenación ovulatoria, se me habría ocurrido semejante disparate.

Pragmática que es una, decidí solucionar la merienda primero y pesquisar después, y eché mano de las dos cajas de muffins express - cortesía del Dr. Oetker, salvaculos de toda Rabenmutter que se precie - que guardo para emergencias. Por si no lo sabían, la repostería es a la escolaridad alemana lo que  las "dos hojas de papel cebolla o milimetrado para mañana" a la española.

Una hora después habían volado veinticuatro magdalenas y tres litros y medio de leche.

Mas no se me asusten, que no fue entre siete. Mientras se horneaban los bizcochitos, el número de polluelos visitantes aumentó en dos más. Nueve en total.

Nueve.

Como se estarán imaginando ya, la explicación la tenía el Mayor. Concretamente, en forma de inalámbrico y listas de teléfonos de guardería y colegio en su cuarto, encima de su mesa.

Muy digna, quise reclamársela en cuanto se marcharon los contertulios. Que yo entiendo que el bilingüismo es complicado, pero me consta que el mico sabe que eso de que puede invitar a quien quiera no significa que todos a la vez.

Sin embargo, en cuanto le cerré la puerta al último, me saltó a los brazos y me llenó de besos.

 - Gracias, mamá, ha sido la mejor fiesta de cumpleaños del mundo.

- ¿Fiesta de cumpleaños? ¡Pero si vuestro cumple es en verano!

- No nos importa, mamá, aunque hayamos tardado tanto en celebrarlo con amigos, ha sido guay.

No digan nada. Para su tranquilidad, sepan que he puesto alarmas en los teléfonos y he marcado todos los calendarios con antelación, porque estoy segura de que, la próxima vez, la vida no me va a poner tan fácil salvar el pandero con esta dignidad.

32 comentarios:

  1. Es genial... Fiesta de cumple autogestionada tan pequeñito! Jajaja Toda la vida para contar la anécdota. Me encanta!

    ResponderEliminar
  2. Oye...yo q tú lo ponía ya mismo de organizador de eventos, no me digas q no tiene precio el chaval!! Y te ha ahorrado los nervios de, a quién invito, q preparo... :-)

    ResponderEliminar
  3. Pobres, si nunca habían podido celebrarlo con amigos... apañaos son, ¿eh?

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bonico! me encanta cuando toman la iniciativa de esta manera, me lo imagino en su cuarto con la lista y el teléfono. Ya puedes estar orgullosa de tu peque.

    ResponderEliminar
  5. A ver avisau hostia!!! cogiamos charter y nos plantabamos con la piñata y tó.... ha sido genial, de esos post que me hacen sentirte en plena esencia jajajaja

    Eres unica en versión mutterparty improvisá

    ResponderEliminar
  6. Lo que dicen por ahí arriba, hazle unas tarjetas de visita como organizador de eventos que el muchacho promete.

    ResponderEliminar
  7. La madre del cordero, mira que espabilao nos ha salido el crio. Este hace como la Isabel II, que tiene el cumple oficial y el oficioso. ;) No es tonto el muchacho no.

    ResponderEliminar
  8. Jajajajaja! Mu listo tu niño, mu listo...
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Pues ya que para tu cumple tambien te organizen ellos la fiesta sorpresa, no? jajaja
    besos guapa!

    ResponderEliminar
  10. Y encima invita a amigos del hermano y todooooo. Me partooooo!!!!

    ResponderEliminar
  11. Bueno, lo que te debe quedar claro es que cuando lo inviten a él, ni te molestes en preguntar a la madre si es verdad, se los sueltas y ya está...
    Y menuda paciencia, porque yo, al primer minuto de horneado Oetker, si es que se me hubiese ocurrido, aprovecho pá matarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, lo malo es que las germanas estas que no se cortan un pelo te cierran la puerta en las narices con un: es que hoy no nos viene bien, como no habías avisado...
      O como me hicieron a mí un cumpleaños, que lo pasé más sola que la una (y cagándome en tutti alemani) porque como no había dicho que lo "iba a celebrar"... desde entonces hago invitaciones y las envío con 1 mes de antelación tras tantear las agendas de los posibles asistentes...
      Y es que los alemanos sí que son DIFFERENT ;-)

      Eliminar
    2. ¡Eso, eso! Que cuando no les llamas acuden tan tranquilos y espontáneamente pero para eventos que se da por hecho que vienen entonces no, hay que invitar oficialmente, con un mes de antelación, en papel satinado y por triplicado! Anda que no me ha pasado veces, y no aprendo...

      Eliminar
  12. Verás cuando te haga lo mismo a los 20, ay, maja, qué risa. Venga de licores para todos...tú la primera.
    Eres mi ídola, que lo sepas...

    ResponderEliminar
  13. Muero de risa...

    ese pequeño tiene un talentazo
    lo más dulce es que te dio las gracias por su fiesta de cumpleaños, ni para regañarlo

    ResponderEliminar
  14. pffft, a mi mediana, el día que su padre salía del hospital tras dos meses por un accidente de trabajo gravísimo y 9 operaciones, autoinvitó a toda su clase de cumple, que casualmente era el mismo día. Casualmente ya lo habíamos hablado, y casualmente yo le había dicho que las circunstancias ese año no daban para fiestas, que más adelante lo celebraríamos. Se presentaron más de veinte niños y yo con la nevera vacía, después de dos meses de sobrevivir de pizzas congeladas y hamburguesas del burguer más próximo. Y allí se quedaron un rato, pero yo tuve más papo que tú, solo miré a la niña en cuestión con lanzallamas en los ojos y ahí la dejé con el "marrón", que su padre estaba encamado con 39º... menuda cabeza cuadrada sigue teniendo, ésta es de las de "a Zaragoza... o al pozo!"

    ResponderEliminar
  15. Pobrecitooooossss, a ver, si en verno no lo celebran... tendrán que hacerlo en... ¿marzo? jajajaj

    ResponderEliminar
  16. jjajajajajajaja jajajajjajaja me partoooooooooooooo

    ResponderEliminar
  17. Qué bien lo hizo el chaval,es un crak!!!!jajaja

    ResponderEliminar
  18. Pues es de las cosas más tiernas que he leído. Realmente tu hijo vale su peso en oro.
    Por cierto, ese llamar a la puerta inesperadamente y ese goteo de invitados me ha recordado las primeras páginas de El Hobbit :)

    ResponderEliminar
  19. ese niño tuyo me ha sacado la lagrima, se lo conté a mi esposo y otra vez a llorar, hermoso tu niño, saltarte a los brazos y llenarte de besos!. Y tú admirable, resolviste todo y tuviste paciencia para dejar el regaño al final. Bien que te cayó esa segunda oportunidad que te ahorró planeación, decoración, menú y demases. Beso, gracias por compartir

    ResponderEliminar
  20. Jajajajajaja no sé quién es mejor, si tu niño, por esas dotes de organizador de eventos sorpresa....o tú, que cómo buena madre sales del paso con las madalenas en polvo...mmmm me quedo con los dos jajajaja un besito :)

    ResponderEliminar
  21. Él se lo guisa, él se lo come :o)
    Pues aún tuviste suerte de que sólo fueran 9 jejeje

    ResponderEliminar
  22. jajajaja
    A mí que por sorpresa solo me aparece el vecinito de abajo, me muero. Será porque estoy mal provista de madalenas Dr. Oetker... un Muss en toda casa con niños, con o sin Rabenmutter, que por muy Übermutter que sean algunas, su lado oscuro también tienen. Seguro.
    Y ni se os ocurra iros de fin de semana sin niños, porque invita a todo el colegio fijo y monta una Party antológica.

    ResponderEliminar
  23. Y yo volviendome loca para preparar la fiesta de cumpleaños de PequeñoJedi... Me prestas a tus hijos??

    Jajajajajaja

    ResponderEliminar
  24. ¡Dios Santísimo! Te ganas el apelativo de Supermamá, en español con todas las letras, que estas Übermutter son muy puestas, pero después bien que tiran de au-pair se les vaya a escapar además algún "social-event", ¿o para éstas existe otra definición que no he encontrado en el "Lexicon"? Übermutter + Aupair = ¿?

    ResponderEliminar
  25. Por un momento pensaba que te habías convertido en un hobbit cuando empiezan a llegar enanos a su casa...
    Genial la entrada, como siempre!

    ResponderEliminar
  26. jajaja, genial :) Yo llevo toda la semana con 7 niños (3 propios, los otros amigos, 3 fijos y 1 que se va rotando con otros tantos) empeñados en hacer un bunkerloch en el jardín. Estoy tan cansada, pero tan, tan cansada, que ya me da igual. Igual lo aprovecho para meter el trampolín, o si siguen así lo conectamos con el Keller...Cuando vuelva mi marido, que lleva dos semanas fuera de casa, va a flipar cuando vea lo que han hecho!!
    Yo a mis tres niños los llamo "terroristas" y a mi marido "oyeguiri" pero lo de "destroyer" y "maromen" me gusta también :)
    Felicidades Fátima, tienes una gracia escribiendo!! Qué ganas tengo de leer el libro.

    ResponderEliminar
  27. Hola Fátima:
    Soy logopeda y especialista en discapacidad de Argentina. Quisiera saber cómo es la educación en los niños y en especial en aquellos que presentan alguna discapacidad. Me dedico a niños con Autismo, cómo se trata en tu pais.
    Mi hija estuvo el año pasado y me ha contado que con la buena señalización que tienen no se pierden los que no saben el idioma y es de gran ayuda para las personas con discapacidad.
    Un cariño desde Argentina, Mariel
    marieltsuarez@yahoo.com.ar

    ResponderEliminar