lunes, 28 de enero de 2013

La Luz

Con alegría y alborozo se afirma por ahí que, al final de los túneles, suele haber una luz.

Si está usted en Madrid, lo más probable es que también haya un atasco y, además, de los gordos; pero eso es lo de menos cuando se rueda a ciegas por la galería ¿no creen?

En cualquier caso, no vengo yo hoy a contarles nada que no sepan de cuestiones circulatorias, y mucho menos de grandes ciudades. De lo que sí quiero hablarles, no obstante, es de luces y túneles.

Y es que verán, esa alegórica luminiscencia vital de la que tanto se habla y con la que los padres tendemos a consolarnos a diario, la divisé hace unos meses.

Al principio no era más que un destello, tan minúsculo, que incluso llegué a dudar de mi fustigada cordura. O ya me dirán ustedes si con tres niños, dos de ellos aún apañalados, y a miles de kilómetros de mi madre, no era como para dudar de la autenticidad de mi visión.

Sin embargo, ahí siguió el fulgorcito, lejano pero evidente, poniéndose cada día más rollizo.

Tanto había engordado este último año que, hace unas semanas, incluso lo llamé luz y hablé de ella con convicción y entusiasmo.

Que sí, que sí, que la veo. Que el mayor va y viene solo, que Destroyer pide caca con tiempo, que el del Rizo va a la guarde, que comen de todo, que dos ya se visten sin ayuda, que a veces recogen, que, que, que.

Haber parido tres pares de testículos en cuatro años es lo que tiene, que si acaso encuentran un minutito para mirar a su alrededor, sólo avistarán lobreguez y sombras difusas.

Entenderán pues mi alegría cuando apareció la chispa y se convirtió en candela ¿no? Y también que, después de seis años de arresto domiciliario, el Maromen y yo decidiésemos que había llegado el momento de regalarnos cuatro días - con sus tres noches - de asueto en pareja ¿verdad que sí?

Y vaya holganza, oigan, que volvimos con las orejas desbordando buñuelos de bacalao. Dormimos en el avión, por las noches, desayunamos tranquilos, paseamos a nuestro ritmo, comimos en silencio y bebimos sin remordimientos.

También hablamos mucho, claro; sobre todo de los niños, de la caverna y de la luz. Sí, la luz, que cómo había crecido, lo enorme que estaba, lo hermosa que se había puesto y lo guapísima que va a ser de mayor. Casi le compramos un souvenir, para que vean.

Mas luego volvimos a la realidad. Y debimos de darle tanta pena que, en vez de una bofetada, nos palmeó la espalda con cara de disculpa.

Porque todo estaba tal y como lo habíamos dejado, sí, pero nosotros ya no éramos los mismos. Esas piezas de Lego perdidas debajo de los muebles que antes percibía de pasada y sin inmutarme, ahora me producen urticaria. Esas migas proliferantes en todas las superficies que antaño dejaba para más tarde, hoy día me arrancan lágrimas. Mi adorada sordera selectiva, fruto de arduos entrenamientos a lo largo de los años, ha muerto. Ahora escucho todos - todos - los mamááááá y mamiiiii por minuto que tienen a bien reclamarme mis escandalosos infantes.

Una pesadilla.

Pero eso no es lo peor, no. Lo peor, señores, ha sido el desengaño.

Y es que esa luz tan celebrada no era natural. Resultó ser una bombilla maltrecha que habíamos colgado nosotros mismos, en un alarde de autosugestión caritativa - o intento de supervivencia, como prefieran -, supongo que en algún momento en el que nos pillamos cavilando si nos cortábamos las venas o nos las dejábamos largas.

 Avisados quedan ustedes, por si acaso les da por fiarse de resplandores lejanos, de no apresurarse a celebrarlos. Y menos aún si están ovulando.

29 comentarios:

  1. jajajajjajajja

    Me encantas ... pero te leo ... miro a mi pseudo-teutón de siete meses y pienso ... "la virgen santa, la que me espera" 0_0

    A mí me funciona la posición zen y oooooommmmmm

    Espero que hayas disfrutado de esas más que super merecidas mini-vacaciones.

    ResponderEliminar
  2. Pues la luz siempre está aunque maltrecha y todo. Y hay que celebrarla pues mejor luz maltrecha a oscuridad permanente.
    Te apresuraste haciendo un cambio/vacacion tan radical. Mejor de a poquito. Un mes sales de brunch con el Maromen. Dos meses despues te vas al cine de la noche y te quedas en un hotel. y asi... Espero q la proxima no te de el shock tan fuerte...

    ResponderEliminar
  3. Jejeje..pero bueno, esa luz llegará, y cuando lo haga y nuestros retoños ya sean autosuficientes, yo creo que en el fondo, echaré de menos esta época! un besote y como siempre, un placer leerte!

    ResponderEliminar
  4. Yo te entiendo, pero piensa que esa luz es la que de da la pequeña ilusión de eso de tener aunque sea do puñeteros dias de luz delumbrante, asi que aunque te entiendo, lo siento pero seguire cual ceiga obsesa buscando ese resplandor lejano...

    ResponderEliminar
  5. Has tenido 4 días de descanso no? Bien, pues disfruta lo soñado e intenta repetirlo lo más que puedas. ;-)

    ResponderEliminar
  6. Esa luz volverá pronto y en todo su resplandor, ya lo verás!!! Besos gordotes!!!!

    ResponderEliminar
  7. Yo, cuando empecé a escuchar -mamiiii- sin que los niños estuvieran en casa, apagué la luz definitivamente.

    http://lamadreninja.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  8. Luz haberla, hayla, amiga, pero es intermitente. Como los focos de las discos, los pilotos del coche o el ojo de una madre cuando le da el tic. Aprovecha y mírala cuando se deje ver. Y si no, pírate más días de asueto...que es mu sano!

    ResponderEliminar
  9. Eso que experimentas es una especie de "shock del regreso", como el que yo sentía a veces al volver a uk tras unas vacaciones en España. De repente esa adaptación que creía haber logrado, se revelaba como un vil autoengaño que no resistía el contraste con esas ciudades con luz (del sol o de los escaparates de las pastelerías abiertas hasta las 9, lo mismo me da). Esas calles desiertas, esa vida social minimalista... pol-dio, pero vamos a comparar! a quién quieres engañar bonita! Al final pasaba, y te vuelves a acostumbrar. Y cuando te has acostumbrado y desacostumbrado varias veces te das cuenta de que son realidades distintas y cada una la vives y la disfrutas de una manera. Así que tus mecanismos de adaptación se pondrán a funcionar y te regalarán ese extra de luz (o llámese ceguera selectiva que hace resplandecer más las pequeñas ilusiones) cuando lo necesites. Sólo estás ajustando el mecanismo para luego manipularlo a placer ;)

    ResponderEliminar
  10. Esa luz que ahora te llega de forma intermitente algún día no se apagará, y echarás de menos los gritos, las piezas de lego y las migas...seguro...

    ResponderEliminar
  11. A ver: !Centraté! !Te fuiste 4 dias con el Maromen! !Te fuiste 4 dias con el Maromen y tuvistes con quién dejar a 3 churumbeles!.
    Espera que te lo repito: que te fuistes de vacaciones 4 dias con tu marido, que dejastes a los 3 niños con alguien.
    ¿que la luz era una cerillita de nada? Espera que va la cuarta: que te fuiste de vacaciones,...

    Hija, es que yo aquí tengo 3 churumbeles y nadie con quien dejarlos que no sea la señora de la limpieza que (antes) venia 5 horas semanales a limpiar una casa de 180 m, con jardín, 5 personas y chucho. Tampoco me valdria de mucho tener alguien con quien dejarlos, porque ¿de donde saco la pasta, si se la doy al ortodoncista, al oftalmologo, al podologo y al fisioterapeuta?

    Hija por Dios: centraté en lo que hay que centrarse, y no te preocupes de más, que el resto de la humanidad nos centramos en tí para reirnos un rato y relativizar esta vida de locura infanto-familiar que llevamos.

    Animo.

    Ana

    ResponderEliminar
  12. Estoy seguro que si en vez de 4 días hubieran sido 10... te habrías despertado el décimo DESEANDO ver esas piezas de Lego debajo de los muebles y de oir esos grititos de mamiii, mamiii...

    Ánimo.

    ResponderEliminar
  13. Bueno, pero "q te quiten lo bailao" ... o lo dormido, comido, bebido...

    ResponderEliminar
  14. Pero algo entrenado, se recupera rápido en cuanto se vuelve ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Madreeeee...¿ovulando?...¿¿pero...?? ;-)

    ResponderEliminar
  16. Ay nena, si es que taaaaaaanta luz después de taaaaaaaaaanta oscuridad, ciega. Hay que tomárselo con más calma ;)

    ResponderEliminar
  17. Jajajajajajajajajaja me parto creo que nadie había mostrado de forma tan literaria la realidad de la maternidad, dulce pero cruel que vivimos. Gracias porque mientras limpio las migas que ya ni veo, pero si oigo -cri, cri, cri- me parto de risa!

    ResponderEliminar
  18. La semana pasada a las 9 de la noche estaban las dos dormidas, y de la alegría abrimos hasta una botella de vino, no te digo más!

    ResponderEliminar
  19. No te preocupes que a lo mejor ahora fue un destello pero te aseguro que la LUZ llega y como humanos que somos echarás de menos de vez en cuando la caverna y la oscuridad. Y....que te quiten lo bailao!!!!

    ResponderEliminar
  20. Yo acabo de parir al segundo y hace semanas que no duermo una hora seguida y que no puedo mantener ni una minima conversacion con mi marido :(
    Leer este blog me devuelve las ganas de vivir jaja!
    Marta

    ResponderEliminar
  21. Acabo de descubrir tu blog y este artículo me ha parecido la mar de original, muchas gracias!

    ResponderEliminar
  22. Enhorabuena por el blog! Acabo de descubrirlo y la verdad es que es muy original y divertido.

    ResponderEliminar
  23. Pues yo me identifico a tope con lo que cuentas... Y eso que no me he pirado de vacaciones a zampar buñuelos de bacalao hasta quedar exhausta. Una simple mañana que se levantan sin el pie cambiado ya me hace sacar las guirnaldas y me ilumina el día...Ese mismo día que al llegar el rato de los baños y cenas, me nubla en la más profunda oscuridad. Uffffffffffff, espero que llegue el momento de que haya más claros que sombras porque 3 muchachos (también en 4 años) y lejos de casa (y de la ayuda de mamá), se convierten en una multitud a veces, infranqueable.

    Sigue contándonos y compartiendo esa realidad... Nos encantas!

    ResponderEliminar
  24. Hola! Es la primera vez que leo tu blog y me ha gustado mucho. Me gusta que no te escondes en esa patraña de "ser mamá es maravilloso y mis hijos son perfectos". Supongo, que aun no lo soy, que en conjunto ser madre será la cosa más maravillosa de la vida, si, pero eso no quita para que en el día a día te den ganas de tirar por una ventana a tus churumbeles. Yo soy au pair y estar con niños es tan duro y absorbente que en algún momento me he planteado si ser madre es algo para mi, cosa que siempre había sentido como natural y que daba por sentado.

    Pero bueno, no me enrollo más. Sigue con ese estilo irreverente!

    ResponderEliminar
  25. Me encanta!! Cómo escribes,cómo nos cuentas tus cosas....
    Un besito grande

    ResponderEliminar
  26. Por avisado me doy, y a pesar de nunca haber ovulado, yo tampoco me fío de resplandores lejanos. Y menos de un lunes de poco fiar. Hoy.
    Es un placer leerte. Te seguiré, si me lo permites. Gracias.

    Salud

    ResponderEliminar
  27. ¡Ains! Yo también creo ver la luz a veces, pero al final, ná de ná....chica mucho ánimo. Como siempre un gusto leerte, eres mi ídola ;))

    ResponderEliminar