martes, 27 de noviembre de 2012

Donde las dan las toman

Hay cosas, por peligrosas, con las que uno no debería de jugar nunca; como por ejemplo el fuego, una embarazada sin desayunar o los sentimientos del maromen.

El primero te puede quemar, la segunda morder y el tercero... conocerte mejor de lo que tú pensabas.

Ruego no se me tache ahora de pérfida sin sentimientos, que el órdago estaba más que justificado. Al parecer, en esta casa la única que padece de empatía crónica y se pasa el día procurando incrementar la dicha doméstica soy yo. Y no es justo.

Que si uno prefiere el chupete azul, que si a otro le gusta la comida templada, que si el de más allá sólo duerme bien con su edredón de cojonitos, que si el más grande se inclina por películas de macizas combativas... y un larguísimo etcétera.

¿Y yo qué? pensarán ustedes; y lo harán con toda la razón del mundo.

Porque yo, que estaba llena de ambiciones y creía tener las ideas claras, ya no me reconozco: pienso en añil, como del tiempo, no compro nada que no lleve un conejo zurcido y Lara Croft se ha convertido en mi ideal de mujer. Deprimente.

Pero entonces llegó el fútbol a mi vida y el muy mamón quiso quedarse. Yo, que siempre he renegado de este deporte, que sólo me interesa cuando juega España contra Alemania - y sólo cuando gana la patria -, me encontré un buen día con un escolar aficionado y cabezota, blandiendo exigente los horarios de entrenamientos y partidos. Acabáramos.

A mi favor diré que fui aplicada y complaciente. El niño ha sido llevado, animado, recogido, consolado y felicitado todos los miércoles y algunos sábados desde septiembre. Por mí, claro, que al Maromen eso del fútbol no le interesa y según él su madre nunca le compró una pelota.

Entenderán pues que cuando se me presentó una oportunidad para contagiarle algo de empatía doméstica a mi consorte no pudiese negarme ¿no?

Resulta que el entrenador - un pedazo de turco de segunda generación recién separado y cuya visión en chándal, me consta, es una de las razones por las que las Übermütter siguen con pasión los entrenamientos de sus polluelos  -, hace un tiempo me citó por equivocación a siete pueblos de aquí para un partido. Un sábado a las 8 de la mañana. Supongo que para no morir lenta y dolorosamente a manos de una madre desquiciada, me sobornó con un café en el descanso y, bocazas que es una, cuando llegamos a casa le relaté al Maromen nuestra aventura, café incluído. Él, de natural horchatoso, me sorprendió con un retintín celoso al preguntarme si era simpático el entrenador ese.

Y yo le dije que sí, que mucho. Y la semana siguiente que con los niños es un encanto, oye. Y la siguiente que, fíjate tú, creo que le gusto un poco.

Rodada me ha salido la jugada, pensé el pasado miércoles mientras despedía a la división masculina al completo de mi hogar. Se acabó el fútbol para mí. Feliz cual perdiz empecé a hacer planes de futuro, asignándome para esos días la manicura, un baño con sales y la lectura del periódico.

Bien, pues fui gilipollas integral. A la pregunta de qué tal cuando regresaron al nido, mi señor marido me dijo que guay. G-u-a-y. ¿Guay? Sí, guay. Estaba la madre del italiano, esa bajita tan guapa, ¿sabes quién es? pues es muy simpática.

Y ya. A mí no me hace falta nada más. Ya se imaginarán quién se ha quedado los miércoles sin manicura, sin baño y sin periódico ¿no?

36 comentarios:

  1. Alemana, si es que te las buscas muchacha...jejeje

    ResponderEliminar
  2. En tu casa eso de repartir de la propia medicina se estila... ¡y eso que el maromen es de globuli! ;)

    ResponderEliminar
  3. Es que saben ponerla a una celosa, no?

    ResponderEliminar
  4. Cachindena!! ¡con lo bien que parecía que había salido todo!

    ¿Y apuntar a los niños a un concurso de canicas? Total, también son redondas :)

    Besos de una seguidora belga enredada en un largo camino.

    ResponderEliminar
  5. Jajajajajjajajajajjaajajajj!
    Me muero de la risa.... en mi pueblo eso es Toma Jeroma Pastillas de Goma!!

    Me parto con lo alemán que es maromen, el mío_macho ibérico,dónde los haya_ si le cuento eso, sale por patas y ¡le rompe las piernas al simpático Turco!
    En fin...

    ResponderEliminar
  6. Contraataca diciéndole que te pone ojitos el charcutero, tooonta, a ver si va él a la compra unos meses...
    Y hazte amiga de la italiana, no vaya a ser.
    Qué divertido! Es como Dallas!

    ResponderEliminar
  7. Podrías tomar ejemplo y horchartarte un poco la sangre (total, sabes que es un farol.. si, lo sabes, aunque te pinche)... a cambio tendrías los miércoles (y sábados) libres.. no te tienta?

    ResponderEliminar
  8. Los subestimamos tanto... y son de los de espérate que cuando te la devuelva...

    Ay pobres de nosotras!!

    Piensa en la visión del chandal y ya

    ResponderEliminar
  9. Como dicen te salio el tiro por la culata, valla el Maromen...

    ResponderEliminar
  10. Mama en alemania eres genial!!!!

    ResponderEliminar
  11. Genial nena, esto no lo he pensado yo nunca y me acabas de hacer darle al coco, el gorila va todas las tarde con monillo al parque y no protesta, y sólo suele haber madres.... ummm

    ResponderEliminar
  12. No creo que ninguna italiana pechugona, bajita, rubia o peluda pueda contigo. Pero, por si es necesario un ataque a discreción, déjate las uñas largas modo paco de Lucía. Ya verás cómo se piensa dos veces mentar a la romana.

    besos, pescao! Que aunque una está missing, no deja de leerte! ;)

    ResponderEliminar
  13. jajajaja, que cómico todo.
    Pues tu verás si te compensa perder tus miércoles libres o darle rienda suelta a tus celos. Yo me quedaría con los miércoles, teniendo una mujer tan GUAY como tú, el maromen no se va a ningun lado...bueno si, al fútbol con los polluelen, pero no cruzará la frontera hasta Italia.
    besos
    PD: me encanta tu blog! eres genial y grandísima escritora.

    ResponderEliminar
  14. Vaya descubrimiento acabo de hacer contigo..jejejeje...Me quedo por aqui como asidua lectora. De momento, me quedo yo los miércoles en casa...jejeje.
    Un besote
    Rut, de Inspiraciones y Ma-mas...

    ResponderEliminar
  15. lol que me lol jajaja Te queremos for president!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  16. lol que me lol jajaja Te queremos for president!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  17. Farol...te vio venir!! yo pasaba y le dejaba con la chiquinina esa siempre que se lleve a los otros dos de carabina y hala! a disfrutar de las tardes Kinderfrei

    ResponderEliminar
  18. Yo por un baño con sales y periódico sin una niña metiéndome una barbie a nadar, otra embadurnándome de mocos mientras la de más allá aporrea la puerta y la otra me peina el pelo, le empaqueto el padre tigre a la italiana. Con lazo y todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. madre tigre.. que sabia eres. Queria postear algo parecido - además sabiendo que nuestra mamá es una moza lozana de justotrentas-, pero no me atrevia a decir tantas verdades de manera pública.

      Eliminar
    2. Acuerdo total,me pido los masajes de los miércoles y que se vaya- maromen-con los tres al fútbol...con o sin italiana.

      Eliminar
  19. Juas, donde las dan las toman :D

    Besitos

    PD: Yo aún así, no hubiera cedido ;)

    ResponderEliminar
  20. Míralo por el lado positivo. Todos los miércoles (y algún sábado), te deleitarás con la visión de ¡ese peaso turrrrrcooooooo!!!! jajajjajja

    ResponderEliminar
  21. Que sí, que sí, que el Maromen va de farol, aprovecha de tus miércoles libres, que las demás daríamos la mitad de nuestra sangre por hacerlo...

    ResponderEliminar
  22. ¡Noooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!!

    Debiste contestarle ¿quien, la del herpes genital?
    Anda y vuelve a decirle lo majo que es el entrenador, a ver si arreglas algo y te puedes relajar por todas, jolín!!!!!

    Pd. En el partido España-Alemania, define patria, por favor!!

    ResponderEliminar
  23. Jaja! como te ha pillado por las paten xD Una alemana no es rival, pero una italiana guapa y simpática vs. espanhola ... ayy! eso es juego sucio!

    Besos reina! :*

    ResponderEliminar
  24. Yo creo que te ha calado y te esta dando de tu propia medicina oye...

    ResponderEliminar
  25. Va de FAROL!!!

    Si el maromen está loquito por tus huesos!. Además, ¿tu crees que los polluelen no te hubieran dicho ya que la italiana iba rondando a su Vater?

    ResponderEliminar
  26. Jajaja, si es que la boca es lo más "castigao" como diría mi madre... me parto....

    ResponderEliminar
  27. NO sé dónde está el problema, yo estoy deseando que mi tulipán se eche una amante y me deje un poco más tranquila....Sobre todo si la amante limpia, cocina, trabaja jornada completa y cuida todo la tropa como la menda!!

    ResponderEliminar
  28. Nada nada, hay que reconocerlo, te ha pillado con el carrito de los helados y te ha adelantado por la derecha, hay que reconocer que el tal maromen ese te está espabilando, y aunque va de farol, nunca se sabe... o sí. Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. ¿Y eso sólo el primer día? Pues sí que te ha durado poco el sueño de baños con sales...
    Ánimo!

    ResponderEliminar
  30. Es lo malo de los maromen, que les cuesta, pero cuando te pillan el truco, se vengan XD

    ResponderEliminar
  31. No te conocía el blog, y enredando enredando he llegado a esta entrada.

    Me encanta como escribes. Y me has hecho reir.

    Te apunto en mi lista de blogs :-)

    ResponderEliminar
  32. Lo malo de tu Maromen es que no es un pelo de tonto. La estrategia era genial.

    ResponderEliminar