jueves, 20 de mayo de 2010

Mujer vs. Madre


Pues yo sí que me lo he leído. Enterito.

Me daba bastante pereza, lo reconozco. Llevaba sin leer filosofía desde que entregué mi tesina y aquello fue tan apoteósico, triste y frustrante (entre otras cosas porque el mierdapueblo había dejado de ser una posibilidad para convertirse en un hecho inminente y con él la aceptación resignada del sacrificio de mi proyección académica), que decidí aparcar la filosofía, sino para siempre, por lo menos hasta que doliese menos.

Además, la filosofía francesa por lo general no me gusta. Me irrita. Me parece poco metodológica, bastante inútil y pedante. Pero me lo habían recomendado y después de leer cosas como esta, a pesar de estar de acuerdo en el quid de la cuestión (o sea, una masculinización de las mujeres como punto de partida para la supuesta igualdad), me saltaron todas las alarmas. Y viendo que además Madame Badinter suele ser criticada sin piedad por las que se hacen llamar neofeministas, pedí su libro.

Y no me ha decepcionado en absoluto. Ha sido el soplo de aire fresco que necesitaba en mi constante lucha interior o conflicto entre aquello por lo que daría mi vida (mis hijos) y MI vida.

No voy a contar todo lo que en él expone y argumenta (de manera impecable además), pero sí que voy a poner en antecedentes sobre los temas que ahí se tratan y de qué manera:

- No critica la lactancia prolongada, ni el colecho, ni la crianza con apego/respeto o como quieran llamarlo sus partidarias.

- No critica la reivindicación de muchas de su derecho a ser madres, ni que haya mujeres que se quieran quedar en casa a cuidar de sus hijos, ni que muchas no se sientan realizadas con el trabajo, sino con la maternidad, la lactancia o lo que les dé la real gana.

¿Qué critica entonces?

El paso de la reivindicación legítima de un derecho que en muchos países se ha obviado o pisoteado (bajas maternales más largas si se quieren, lactancia prolongada…etc.) a la imposición moral ilegítima de una de las muchas formas de afrontar la maternidad como única buena y verdadera.

Ahora resulta que, como ser madre no es obligatorio, si una mujer decide convertirse en madre está moralmente obligada a sentirse realizada como mujer siéndolo. Esta nueva ola feminista-naturista, pasa de luchar por su derecho (repito por si las moscas: legítimo) a ser madre a su manera, a imponer ese modelo de buena madre/madre ideal como ideal moral a seguir. O sea, o estás 100% dedicada en cuerpo y alma al niño, te fusionas con él totalmente, o no eres digna de llamarte madre. Una vez te conviertes en madre, tu esencia femenina se equipara a tu esencia como madre y no hay más que hablar. Que la maternidad “sólo” sea una parte de tu identidad como mujer, aunque sea grande, no vale.

Hemos pasado de ser las que otorgan el don de la vida a estar en deuda perpetua con nuestros hijos. Más que hacerles un regalo, parece que firmamos un contrato unilateral de antemano con ellos. Claro, como no han pedido nacer y este mundo es complicado y está lleno de maldades, tenemos que estar resarciéndoles por nuestra decisión (¿egoísta?) por siempre jamás. Si esta es la filosofía por la que se trae un niño al mundo, mejor no lo tengas, sinceramente.

¿Y a qué se apela para fundamentar todo esto? A la culpabilidad que toda madre siente en relación con sus hijos, al constante miedo al fracaso como madre, a los posibles traumas que se les pueda causar (¡incluso por estar triste durante el embarazo!). Y así se ha ido demonizando todo lo que no cuadra con este ideal de madre entregada: el trabajo, el biberón, el chupete… ¡ahora incluso tengo que leer el cochecito y el sexo!

¿Realmente es feminista afirmar que “El coito para nosotras sólo es el principio de una amplísima y larguísima experiencia sexual: la maternidad”? ¿Y los homosexuales? ¿las mujeres que toman anticonceptivos? ¿Las que no quieren más hijos? ¿las que son estériles? ¿De verdad tenemos que volver a pensar que si te acuestas con tu pareja sin querer quedarte embarazada significa que te están sometiendo a su machismo retrógrado? Yo creo que aquí el señor Ahmadinedschad encontraría un filón…

¿Y la lactancia? ¿y la crianza con apego? ¿Cómo se puede afirmar por un lado que el bebé te necesita constantemente, que tu atención tiene que estar centrada en él a todas horas, que el momento de dar el pecho es algo especial que requiere concentración, calma e intimidad y por otro afirmar que la ministra bien podría haberse puesto a dar de mamar a su retoño (o cambiarle los pañales o calmarle en medio de un cólico) en una reunión del congreso? ¿En qué quedamos, se puede o no se puede? No se puede decir llueve y no llueve para ganar adeptos. O llueve o no llueve.

Yo, que vivo en un país que promulga tanto que casi obliga que una mujer, al convertirse en madre sólo sea tenida en cuenta como esto último, resulta que me encuentro, pasmada, con que Alemania tiene la tasa europea más baja de natalidad. Aquí, si te conviertes en madre, lo haces con todas las de la ley y si se te ocurre desviarte del camino correcto prepárate para la crítica social. Elige: O madre o mujer, pero las dos a la vez no se puede o mejor aún, no se debe. Y los resultados, como no podía ser de otra manera, catastróficos. (Esto mismo, sobre Alemania, se trata extensamente en el libro que, por cierto, está traducido también a este idioma)

Hay un consenso común (y que está además reflejado en la ley, aunque esta a veces no llegue a todas partes) sobre lo que es ser un padre o una madre negligente, abusivo, maltratador. El resto es cuestión de principios éticos y de la ideología moral dominante. Personalmente creo que por lo general en Europa, a pesar de las carencias que todavía existen en este tema, vivimos en sociedades que han dejado de preocuparse constantemente por lo que es legal (porque se ha interiorizado) y en las que cada individuo procura vivir su vida según lo que él cree que está bien y evitando lo que cree que está mal. Esto es bueno, es síntoma de libertad resguardada. Y como individuos libres, tenemos derecho a luchar y pelear por el reconocimiento de nuestras opciones vitales. ¿Por qué, entonces, esa necesidad de demonizar lo otro para justificar lo nuestro?

Yo soy partidaria de la lactancia prolongada (aunque no la haya practicado), pero también lo soy del biberón. También soy partidaria de que una mujer se quede en casa a cuidar de sus hijos y se sienta realizada como mujer con su maternidad, pero también lo soy de lo contrario. Soy partidaria del pañuelo para llevar a los niños, pero también del cochecito (que yo uso, al contrario que el primero)… En conclusión, soy partidaria de que cada mujer viva su maternidad como más le guste y la disfrute y, sobre todo, sin sentirse culpable por ello, porque yo no siento que no quiera a mis hijos lo suficiente porque duerman en su cuna o por no haberles dado el pecho mucho tiempo o por querer trabajar o leer o irme de vacaciones sola con mi marido y descansar. Es lo que más quiero en el mundo y me niego a aceptar que por mis decisiones parentales se esté poniendo constantemente en entredicho.

65 comentarios:

  1. vaya temita complicado que has elegido! Estoy de acuerdo contigo.

    ResponderEliminar
  2. lo que esta claro es que cada una debemos tener libertqd de elegir lo que queremos.. y que si no nos gusta que nos critiquen en nuestras decisiones no debemos criticar las de otras.. y los extremos nuncan son buenos.. yo intento picar de las cosas que ms me convienen, sin casarme con nadie.. me gusta el fular para cosas rapidas y el carro para paseos.. estoy con la lactancia pero no hsta la primera comunion (coño si no he bautizado a el niño no podra hacer la primera comunion), me gusta la comida sana y una buena pizza o un kubak de gambas del chino..he cojido una excedencia para cuidar del niño , pero busco algun trabajo interesante de jornada reducida.. y lo siento no paso por el colecho sino se va mi marido a otra cama unque la nuestra sea de 150, que adems mi niño hace muchos ruiditos y cuando dormimos juntos tiene que ser agarrandole la manita

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que cuando uno hace lo que le gusta, transmite esa sensación a los que le rodean. Da lo mismo cómo lo alimentes, dónde duerma o como sea transportado, o si sus padres trabajan o no, si tu estás agusto con lo que haces, es esa sensación la que transmites a tu hijo y creo que es lo más importante. Todo lo demás es secundario.

    Se nos llena la boca de palabras de libertad, pero tal como dices, sólo es de "nuestra" libertad y nunca la de los demás. Creo que estamos siendo invadidos por el pensamiento de "o conmigo o contra mi"

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Vaya temita complicado que has ido a elegir!.

    Ya sabes que yo he criticado mucho los integrismos que utilizan algunas, sobre todo en Internet, con temas como la lactancia, el colecho y demás y que pienso que hacen un flaco favor a sus ideas siendo tan radicales pues, al fin y al cabo, al final estamos todas en el mismo barco.

    Sin embargo, yo creo que estamos ante una generación de jóvenes que tiene problemas para valorar el verdadero sentido de la maternindad / paternidad. Por supuesto, no son mayoría, pero yo veo diariamente actitudes en padres que no me gustan nada, es algo que va mucho más allá de si das teta o biberón, es algo más profundo. Creo que como hoy día se puede elegir no tener hijos, lo responsable sería tenerlos con cabeza, siendo conscientes de lo que implica. No es que firmes un contrato que sea como una losa, debe ser una cosa natural. El caso es que hay gente que no lo siente de forma natural y eso sí que me resulta preocupante por lo que indica de nuestra sociedad.

    ResponderEliminar
  5. mmm... Sí y no. A ver si consigo explicarme bien: Hay gente que tiene las ideas muy claras sobre cómo, cuándo, dónde y por qué con sus hijos y otros se van "aclarando" sobre la marcha. La mayoría.

    Ahora hay retahílas de expertos que proponen (más bien instan) a hacer esto o lo otro, por el bien de tus hijos, porque de lo contrario se traumatizan o se te suben a la chepa (y dejan de respetarte)... Muchos de estos métodos se contradicen entre sí (y dentro de ellos mismos también hay contradicciones, pero parece no importarles). En lo único que están de acuerdo es en "o haces lo que te digo o tu hijo va a tener un trauma y acabará siendo drogadicto, criminal o no te llamará ni por Navidades porque no te querrá". Y los padres, sean proestivill o progonzález, cuando les tocan lo que más quieren o les amenazan con perderlo o estropearlo o romperlo, se sienten "llamados" a ponerle remedio. Cuando los remedios se autoexcluyen o son inconmensurables, se sienten perdidos, agobiados, culpables y, sobre todo, muy muy infelices. Y esta infelicidad es, yo creo, la causa directa de muchos comportamientos "criticables". Porque yo creo que lo que el espectador percibe es precisamente esa desgana, esa resignación infeliz.

    Antes, si veías un niño feliz y risueño, dabas por hecho que tenía buenos padres. No hacía falta saber cómo lo hacían, estaba claro que querían a su hijo y su hijo se sentía querido. Ahora no. Ahora si se ve a un niño risueño y feliz no basta, los métodos, decisiones y estilo de vida de los padres se miran con lupa: Si no practican el colecho, por poner un ejemplo, ese niño en realidad no es todo lo feliz que podría ser, ergo sus padres no le quieren lo suficiente porque se "conforman" con que sea mediocremente feliz sin serlo del todo. Que esto no es verdad me parece obvio.

    Y luego después están los famosos "traumas" y su uso como arma arrojadiza constante... Se aboga por criar a los hijos respetando su personalidad como individuo, pero mucho cuidado con criarlos respetando tu personalidad como individuo. A veces nos olvidamos que los padres son tan individuos como los hijos y que, en una relación de personalidades diferentes, sea cual sea, siempre siempre siempre habrá confrontaciones, negociaciones, decepciones y desengaños. Hay que tener en cuenta las dos partes, por supuesto, y más con los niños, que no pueden expresarse. Pero hay que aceptar esta dualidad y, sobre todo, darle la importancia que se merece, ni más ni menos.

    A mí me han decepcionado cosas de mis familiares y amigos, de mi marido...etc. y no por ello les quiero menos. Es una parte normal y necesaria del proceso de aceptación mutua: que la gente no siempre es como tú quieres que sean, sino como son. Y tú igual: no siempre eres como quieren que seas, sino como eres. La "decepción" no tiene que ser traumática, es simplemente tomar conciencia de la diferencia. Negar esto puede ser traumático y dar pie a una relación enfermiza. Aceptarlo y respetarlo todo lo contrario.

    Y ya lo dejo que me embalo y no hay quien me pare ;)

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que cada una debe vivir su maternidad como la sienta y como le plazca. Tan legítimo es quedarse en casa a cuidar a los niños como salir a trabajar fuera. Y no admito que nadie se eriga como poseedor absoluto de la verdad. ¿Quién se cree nadie que es para criticar a quien no tiene sus mismas ideas? ¿Cómo sabemos cuál es la buena y cuál no? Deberíamos aplicar en ésto el "vive y deja vivir". Tú respeta mi forma de vivir la maternida que yo respeto la tuya. No me parece bien criticar a quien no tiene mis ideas o mi forma de actuar.

    ResponderEliminar
  7. Otro inciso: No se trata de no poder criticar, por supuesto que se puede. Es normal, hay cosas que nos parecen bien y otras que nos parecen mal y podemos dar nuestra opinión.

    Lo que no se puede hacer es adoctrinar y, mucho menos, basarte en la puesta en cuestión del "amor" de una madre por su hijo para hacer esto.

    A mí me parece fatal que mi cuñada no lleve a la niña al médico cuando está mala, y que no la bañe más que cada cierto tiempo, por ejemplo. Pero yo no pongo en duda que quiera a su hija ni le digo que si la quisiese como es debido, la bañaría o la llevaría al médico.

    ResponderEliminar
  8. ¡Bravo, bravo y bravo! Nunca antes había leído tan alto y claro lo mismo que pienso yo, el extremismo con el que los proestivill y los progonzález defienden una u otra postura. Me considero una persona con unos principios claros respeto a cómo educar a los hijos, pero te puedo prometer que ha habido veces que he llegado a sentirme mala madre por los comentarios de ciertos personajes (especialmente de los progonzález).

    Por otro lado, y respeto al último punto de tu comentario anterior, poner límites es parte de la educación. Negarle a un niño ese derecho es pedirle que coja un papel que, por edad y maduración, no le corresponde.

    ResponderEliminar
  9. Bravo! El post de hoy es una pasada, has expresado fenomenal lo que yo pienso! Firmo cada palabra!

    También vivo en Alemania y los que me conocen me suelen calificar de “madraza”. Sin embargo, otros muchos me ven como una madre fría y egoísta porque he reducido muy poco mi jornada laboral y me niego a vivir en el campo.

    A mí mi opción lógicamente me parece la mejor, puesto que yo he tenido la suerte de poder elegirla, pero comprendo que no es válida para todo el mundo. Unos buenos padres son los que, disfrutando de sus hijos, disfrutan también de su vida en la forma en la que ellos decidan organizársela, pues de esta manera transmiten su felicidad a los niños.

    Lo que me fastidia muchísimo es que la discusión a día de hoy todavía habla sólo de las madres, (casi) nunca de los padres. La madre es la que se plantea si trabajar o no, si reducir jornada o no, etc. Y es la que está expuesta a todo tipo de críticas. POR QUÉ??? Es posible que haya un factor genético (aunque puede que sea educacional), pero puestos a hablar de que una madre es “mala” por dejar “todo el día” a sus hijos en la guardería, igual se podría hablar de malos PADRES, puesto que si el niño está en la guardería me imagino que es porque su padre también trabaja!!

    ResponderEliminar
  10. Plas, plas, plas (sonido de mis aplausos desde España).
    Bravo!
    Olé!
    Estoy absolutamente de acuerdo con lo que comentas. De hecho, me apunto el libro como lectura obligada.

    Muchas veces me siento un bicho raro por reclamar mi individualidad como MUJER, no sólo soy Madre. Y, francamente... tras 15 meses de experiencia... me empieza a dar igual lo que me digan los demás.

    Mi blog se llama MadreYMás, precisamente por eso...Y el que no lo quiera entender, es su problema!

    Hace algún tiempo escribí justamente sobre esto. Lo dejo aquí por si lo consideras "bibliografía complementaria", jajaja:

    http://madreymas.blogspot.com/2010/03/la-moda-de-las-tendencias-pediatricasa.html

    Besos y enhorabuena por ser valiente.

    ResponderEliminar
  11. Madre mia, telita. Vamo a vé...

    Yo me declaro ultra-radical de la teta..., pero de la mía. Y por qué?, pues porque yo quiero hacer lo que me de la gana a mi. Y el resto del personal que haga lo que quiera claro. Respeto absolutmante todo.

    Y con eso como con todo, quiero poder practicar colecho si me da la gana, y asi otras tantas cosas mas.

    Yo creo que el problema está en que ahora le damos tantas vueltas a todo..., y además tienes que ser del blanco o del negro. No vale el gris claro o el gris oscuro. Pero que tienen de malo las medias tintas?

    Estoy segura que antes ni siquiera se paraban a pensar tanto las cosas y algo de bueno tenía ello. A lo meor no lo pensaban porque no tenian la opción, vale. Pero es que ahora que podemos elegir más libremente seguimos poniendonos barreras. Y dandole vueltas a todo.

    Por otra parte, yo sí tengo mi opinión personal sobre las cosas y si me las preguntan las digo. Y si no me lo preguntan me callo. Respeto y me callo. Lo que tampoco puede ser es que una de su opnión y encima la critiquen porque algunas personas se ofendan.

    Ejemplo: Una madre me dice que no quiere darle la teta a su hija xq no quiere estar pringada con el tema (aunque yo crea que es lo más comod del mundo) y yo respeto. Pero si me pregunta que qué opino pues te soy sincera y te digo que yo no lo haría y que me parece una postura egosita. Pero es qu es lo que pienso. No te estoy llamando mala madre xq no creo que por eso lo seas pero si pienso que es una postura egosita. Y si no te gusta, pues no me preguntes.

    Pero es que no tiene importancia. Yo a veces soy egosita con otras cosas. Todo el mundo es egoista en muchos momentos de su vida. El problema es que no nos gusta que nos lo digan.
    Pero es que somos libres de ser egoistas y de no serlo, de ser madre y mujer, de dar teta y de dar biberón.

    Nuestro problema, creo, es que necesitamos juzgarlo todo.

    Uf! que lio y vaya rollo os he metido. Es que el tema da para mucho.

    ResponderEliminar
  12. Cuánta sensatez tan bien expresada. El otro día leí una entrevista de la autora del libro y ya me pareció bien. Tu post de hoy es magnífico.

    Ana

    ResponderEliminar
  13. Más claro, el agua. Ya sabes que éste es un tema recurrente en mi blog y no puedo estar más de acuerdo con todo lo que expresas.
    Sólo me ha quedado una duda y es cuándo me voy a hacer con el libro de marras para devorármelo, jeje
    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. En conclusión, soy partidaria de que cada mujer viva su maternidad como más le guste y la disfrute y, sobre todo, sin sentirse culpable por ello.

    Esta es tu conclusión, pero también es la mía. Respeto. Todos podemos opinar y debatir cualquier tema, pero desde el respeto sin juicios. Esa será la única manera de que podamos dialogar y de evitar los indeseables "bandos".

    ResponderEliminar
  15. Estoy totalmente deacuerdo con todo lo expresado en tu post de hoy. Cada cual tiene que vivir su maternidad de la forma que crea conveniente sin que nadie tenga derecho a hacerte sentir culpable por lo hagas o dejes de hacer con tus hijos. Y por supuesto por el hecho que seas madre no significa que hayas dejado de ser mujer.

    ResponderEliminar
  16. ole y ole soy una mama reciente y digo yo, por que me parece alucinante libertad para educar alimentar a nuesros hijos en libertad eso es lo importante lo demas creo que son fanatismos escondidos o no tan escondidos a mi me hace gracia lo del porteo, vivo en el norte y a hecho un invierno que vamos, si las condiciones climatologicas no son las mismas en todo españa por dios, y lo de la teta hay gente que no le sube , y no pasa nada lo de dormir en colecho no se, yo es que no lo veo higuienico, en fin creo que el cariño y el dia a dia es lo mejor para nuestros hijos y que no venga nadie a decir como criar nuestros hijos,vivamos el carpe diem,y por supuesto madre pero mujer, persona y con derechos y educacion, valores que intentare, transmitir ami hija, y la que tiene que ir a trabajar pues ola por sacar su familia a flote y la que no va pues ola tambien en fin vivamoslo como algo normal que ultimamente estan saliendo muchos fanaticos estiviles y creo que eso no es lo que toca me encanta el blog.

    ResponderEliminar
  17. En esto de la maternidad no hay verdades absolutas. La prueba está en que hagas lo que hagas, y suponiendo que todos hacemos lo que creemos será mejor para nuestros hijos y para nosotros como padres, no tenemos la prueba de que a la larga funcione.
    El bien más preciado para una madre suele ser la felicidad de su hijo, compaginada eso sí con la suya propia. Porque claro, hay casos de hijos que son muy felices con lo que son o lo que hacen, y sin embargo los padres están amargados. Así que yo creo que lo importante es que cada uno haga lo que le de la gana, sintiéndose a gusto con lo que hace.

    ResponderEliminar
  18. ... El respeto está sobrevalorado.

    (soy culpable: reconozco que me gusta tocar las narices).

    Me explicaré.

    Cuando oigo (o leo) a algunas personas que "todo es respetable" o bien "hay que respetar todas las posturas" me entra un miedo cerval. Y lo digo en serio. Creo que se trata de una afirmación falsa, peligrosa y bastante idiota (con perdón).

    Es decir: ¿Todo es respetable? Pues no. Ni de lejos. Yo puedo respetar eso del "colecho" (he tenido que preguntar qué era eso, vaya tela) aunque personalmente me parece una soberana tontería y malo para el niño. Pero lo respeto, vale.

    Pero respetar a esos supremos ignorantes que por moda o estupidez patológica se niegan a poner las vacunas a sus hijos... No. No me pidáis que respete eso, por favor. No lo haré. No me parece una postura digna de respeto y, por ende, no me parece tolerable. Es más, para mí, eso sería motivo para perder la custodia. Del mismo modo deberían ser tratados unos padres testigos de jehová si se niegan a una transfusión a sus hijos. Igualmente (lo siento, mamá en alemania) la postura de tu cuñada de negarse a llevar a su hija enferma al médico me parece criminal. Y no es algo que yo esté dispuesto a respetar. Jamás.

    Eso sí, confieso con cierto alborozo que desconozco totalmente las teorías de ese señor llamado "Estivill" (¿Lo he escrito bien?) así como del otro elemento, el tal González.

    Llamadme raro, pero mi pareja y yo siempre hemos recurrido a la misma técnica con nuestro hijo: Leer mucho, desechar las teorías evidentemente disparatadas y tomar una decisión haciendo uso de una herramienta a la que sacamos brillo todos los días: nuestro sentido común.

    ResponderEliminar
  19. Si, es que en este tema como en tantos otros todo acaba siendo bandos enfrentados. Las del colecho contra las de cuna. Las de bibe contra las de teta y así todo.
    Yo creo que cada familia, cada madre y cada niño es un mundo y al final todos lo que intentamos es hacer las cosas de la mejor manera. ¿Que nos hace suponer que la madre de al lado no quiera eso mismo? ¿solamente porque no piensa igual que nosotros ya va a ser mala madre? Y con lo de ser mujer igual.

    Yo elegí quedarme en casa para cuidar a mi hijo y por supuesto es una parte importantísima de mi vida, pero siempre he hecho más cosas, he estudiado, he leido, he programado, etc... No he trabajado, me he quedado en casa pero eso no significa que solo encuentre satisfactorio cambiar pañales, planchar y almidonar camisas, que son dos cosas muy distintas. Por que aquí pasa lo contrario, aquí si te quedas en casa, eres una maruja estupida y si te vas a trabajar eres supergenial. Que la gente te pregunta ¿a pero no trabajas? ya sabes con el mismo retintin que te pueden preguntar allí ¿ah pero no pasas el día almidonando los visillos? XDDD

    ----
    http://lallavedelbaul.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  20. Totalmente de acuerdo madreenalemania! Por cierto, está el libro en español?
    Hace años viví una situación que me pareció extraña porque por aquel entonces lo de los hijos me pillaba muy lejos. Pero ahora veo que no es más que el reflejo de tu blog de hoy.
    Una amiga, primera hija, quiere darle el pecho, pero tras un mes intentándolo la niña no cogía peso y el pediatra le dijo que le diera biberón, que tenía que coger peso rapidamente y que igual su leche no le estaba alimentando lo suficiente.
    Ella cogió una depresión increíble por considerar que era una mala madre que no podía alimentar a su hija... Y todo porque su prima, que era de la liga de la leche y con 4 años todavía le daba pecho a la niña para desayunar, le había inculcado una serie de ideas radicales de como "debes" y repito debes, y no "puedes" criar a un bebe. Algo que quizas solo con consejos, se hubiera ahorrado mucho sufrimiento y hubiera disfrutado, lo que hubiera podido, de su hija, con o sin teta.
    Besos, Bilma

    ResponderEliminar
  21. Yo soy de los que piensa como "enestadodeguerra", las personas son respetables las ideas no. Y por eso no estoy deacuerdo con él. Tu puedes decir que el colecho te parece una tontería, pero para atacar una idea primero tienes que demostrar que tu opción es mejor o bien que la suya no es correcta. Por la misma regla de tres los prácticantes del colecho pueden "atacar" tus ideas.
    Se sabe, porque hay estudios que la lactancia materna tiene ventajas sobre la artificial "por regla general" y siempre que el niño se desarrolle correctamente. Como dije antes, el mundo del bebé está menos explorado que la superfície de Marte, y no sabemos a ciencia cierta que es bueno al 100% y que no.
    Estoy preparando un post sobre los estudios que está realizando cierta neuoróloga sobre la mente de los bebés y las consecuencias que traen ciertos actos sobre ellas.
    A nadie le gusta que le etiqueten de mal padre, algo que parece se está poniendo muy de moda, pero creo que nadie quiere hacer daño a sus hijos. Personalmente si alguien me demuestra que mi forma de actuar puede resultar perjudicial para mi hijo no tengo el menor reparo en cambiarla y seguir la que sea mejor. Pero dudo que en esta generación llegemos a saber algo concreto, así que sólo nos queda seguir improvisando.

    ResponderEliminar
  22. MAdre mía como se está el patio.
    Me parece que incluso la conversación se ha desviado bastante de su camino pero al desarrollo de la misma tengo algo que decir.
    Estoy de acuerdo con Lobo pero con matices en lo del respeto.

    Cuando hablo de respeto me refiero a que si alguien me dice que deja a su hijo 2 horas llorando para q aprenda a dormir, pues oye yo lo respeto xq no es asunto mio otra cosa es que me pida su opinión.
    Pero otra cosa es que me diga que le va a meter los dedos en el enchufe a su hija para ver si se le riza el pelo..., entonces seguramente no respete y haga algo al respecto.

    En lo del tema de los bandos, aunque todos sufren los ataques de forma reciproca no me incluyo en ninguno. Como dije ayer soy fanática de la teta pero solo de la mia. Los demas que hagan lo que quieran aunque si reconozco que me ha ayudado mucho el pediatra Carlos Gonzalez y digo que me ha ayudado xq he contactado personalmente con el y me ha dado mucha información muy util para poder continuar con la lactancia prolongada.

    Aunque me gustaría decir muchas más cosas al respecto pero creo que sería desviar todavía más el tema.

    Pero si quiero expresar mi mayor deseo y es que ME RESPETEN A MI igual que yo respeto y si no pregunto la opinión a nadie sobre algo pues espero que no me la den y por consiguiente mucho menos que me critiquen. Al menos a la cara, x detrás que digan lo que quieran.
    Porque cuando pido la opinión de alguien ya se que me estoy arriesgando a que me digan algo que "igual" no me gusta. Asi que tengo muy claro cuando pedir una opinión y cuando no.

    Que paseis buen finde semana todos.

    ResponderEliminar
  23. Bilma, lo siento pero sólo lo han traducido al alemán y ni siquiera sé si está bien (el título para empezar no está bien traducido).

    mmm... Por lo demás.

    A ver, yo no pretendía empezar con una discusión que si teta sí que si teta no, que si cuna o colecho o demás.

    La teta reina lo ha explicado perfectamente: A ella la teta le parece lo mejor, con lo cual, la lactancia artificial le parece menos mejor (que no quiere decir que le parezca mal) y la madre que se decanta por esto, le parece que ha tomado una decisión menos mejor, pero aún así no la convierte en menos mejor madre o mala madre. No?

    Obviamente la lactancia prolongada no es sólo una opción alimenticia, sino que forma parte de una filosofía de crianza.

    He conocido a muchas mujeres normales que se decantan por esto. Y a muchas gilis. Y del otro bando igual. Que no tiene nada que ver ser gili con dar la teta o no darla.

    La maternidad va mucho más allá que teta o bine o cuna o colecho. Es un conjunto de decisiones y sacrificios que además no paran aunque el niño tenga ya 30 años! Y ese conjunto es el que hay que valorar.

    Lo que yo quería dejar claro (a raíz del libro además) es que hay un tipo de ideología mal llamada feminista, pero sí naturista, que ha pasado de gritar "quiero dar la teta dónde y como quiera y dormir con mi hijo y blbalabla" (que yo apoyo totalmente y me parece perfecto) a gritar "hay que dar la teta aquí y así y si no lo haces es porque no quieres a tu hijo" y eso sí que no... O sea, que "valen" menos los besos y abrazos de las del biberón simplemente porque dan biberón.

    El caso es que todo esto lo fundamentan en la biología y la selección natural y blablabla y como sigan así, vamos a volver a como estábamos hace un par de siglos y lo peor de todo es que lo vamos a hacer convencidos de que es lo mejor del mundo: las mujeres en casa y los hombres de caza.

    Aquí en Alemania es más o menos lo que hay, ya lo habéis leído en otros posts míos, y las mujeres tienen menos hijos que en cualquier otro país de Europa, ergo NO es lo que quieren todas las mujeres. Así que dejen ya el paternalismo ese que rezuman en plan "mujer, en realidad tú trabajas o eliges otras cosas porque estás sometida a los hombres, no sabes lo que quieres, pero la biología dice que tú lo que quieres es quedarte en casa y cuidar a tus hijos, lo que pasa es que no te has dado cuenta todavía". Y así, mal vamos.

    Creo que todos los que habéis comentado aquí, seáis de teta o biberón, os dáis cuenta de la soberana tontería que esto implica y de los peligros que suponen para las libertades (que será pocas y algunas estarán cojas) que se han conseguido hasta ahora.

    Sobre el respeto... Bueno, respetar algo no quita que te pueda parecer peor o incluso malo en sí. Pero mientras sea legal y la ley respete esas opciones, tendrás que respetar la ley y por tanto lo que la ley respeta, aunque te parezca mal. En el momento que veas que algo no debería ser respetable por ley (como lo de las vacunas, que por cierto, se está barajando la posibilidad de incluirlo en "abusos al menor" o maltrato infantil), pones la denuncia pertinente o llamas a los SS y ellos decidirán si se ha traspasado el límite o no.

    Pero la diferencia está en que, por ejemplo, por muy mal que me parezca que mi cuñada no lleva a la niña al médico, no creo que lo haga porque la quiera menos que yo a mis hijos. Ella cree que está haciendo lo mejor del mundo (y en cambio piensa que yo les enveneno). Pero la quiere como yo quiero a mis hijos, claro que sí.

    Si en cambio mi cuñada dejase a la niña sin comer porque se va de copas, pues pensaría que no la quiere, porque no se preocupa por ella ni intenta cubrir sus necesidades... No sé si he conseguido explicar en qué radica para mí la diferencia.

    ResponderEliminar
  24. Mamá en Alemania:

    Entiendo perfectamente el matiz que quieres reflejar: pero para mí (como opinión personal) ese matiz no es importante.

    Veamos; si te he entendido bien, basas la premisa en el amor: tu cuñada no lleva a su hija al médico.. pero la quiere.

    Si tu cuñada dejase sin comer a la niña por irse de copas, es que no la quiere.

    Vale, aceptado.

    Pero yo me pregunto: ¿Cual es la diferencia? Será que el amor está sobrevalorado, pero a todos los efectos... cuando no lleva a su hija al médico, PUEDE causarla un perjuicio. Si no la diera de comer por irse de copas, PUEDE causarla un perjuicio.

    Si el perjuicio se produce, ¿Que diferencia hay? Para mí, ninguna.

    Es decir, volviendo al tema: mi premisa es... tanto da que quieras a tus hijos o no los quieras: si tus ideas te impiden hacer lo mejor para tu hijo... cambia tus ideas.

    ResponderEliminar
  25. Ya, enestadodeguerra, pero el MOTIVO por el que se hacen o dejan de hacer algunas cosas es fundamental... Aunque la cosa esté mal en sí, puede haber atenuantes.

    Mi cuñada piensa que llevarla al médico es malo... Pero no se lo ha inventado ella porque lo vale. Detrás de estas teorías e ideologías ultranaturistas hay una retahíla de expertos con títulos académicos y "estudios" que respaldan este tipo de decisiones.

    Por poner un ejemplo, tanto Estivill como González son los dos pediatras, tienen estudios, se basan en ellos además para afirmar lo que afirman y son totalmente contradictorios, incluso autoexcluyentes. O sea, si tú crees que algo es lo mejor y además te viene un especialista a decirte que tienes razón, pues ya estás convencido.

    Lo de mi cuñada y la homeópata igual... El día que la niña tenga un problema grave y la señora de las bolas no consiga curarla y vaya a peor, pongo la mano en el fuego porque la llevará al médico y a quien haga falta, y se meterá sus ideas de bolas mágicas por donde yo me sé, porque en ese momento, verá que no funciona y lo que más le importa es el bienestar de su hija, no la ideología...

    ResponderEliminar
  26. Totalmente de acuerdo con Enestadodeguerra en sus planteamientos.

    Por otra parte, la teta y el colecho per se no garantizan la felicidad del nino, esta claro, pero si que ayudan a crear el vinculo, que de todas formas se puede formar igualmente a base de mucho amor y respeto hacia el nino.

    A mi personalmente me parece muchisimo mas grave practicar el metodo Estivil que no dar la teta (por las razones que sean). Porque con el primero el nino SUFRE y con lo segundo se le priva de lo mejor entre dos opciones (cosa que tampoco me parece bien, yo personalmente soy pro lactancia total pq solo le encuentro ventajas, pero en comparacion, un nino bien nutrido aunque a base de bibe no me parece comparable a un bebe/nino abandonado a su suerte en la oscuridad de su habitacion). Son dos cosas totalmente distintas.

    Aunque lo mas triste de todo es que la sociedad en general, la herencia familiar en particular e incluso algunos pediatras influyan hasta tal punto a algunas madres como para que vayan en contra de su INSTINTO, porque simplemente no me creo que haya nadie capaz de someter a su hijo al metodito sin pestanear.

    En esta epoca de tanta (demasiada?!) informacion respecto a la maternidad creo que hay muchas madres perdidas porque estan atrapadas entre lo que ellas sienten/hacen y entre lo que se dice que deberian sentir/hacer.

    Cada una debe buscar su propio camino, con sus aciertos y sus desaciertos, y no tomarse las opiniones/modos de hacer ajenos como criticas. En mi opinion, si nos lo tomamos asi, es porque en el fondo no estamos muy convencidos de lo que estamos haciendo.

    ResponderEliminar
  27. Como siempre, he llegado tarde a tan amplia discusión. Gracias por este post, y gracias a los comentaristas por sus opiniones.

    Como madre, siempre he hecho lo que he considerado mejor para mis hijos. Y no me importa escuchar otras opiniones, pero para mis niños la que elige soy yo (a veces le he llevado la contraria hasta al pediatra, y que conste que los he vacunado). Todos los extremos siempre son peligrosos, pero aún lo es más la gente que pretende siempre imponer sus ideas. Aquí cada uno es libre, y lo mismo que yo respeto las ideas de los demás, me gustan que se respeten las mías.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Muchas gracias por la explicación de la tésis del libro, que es estupenda.

    Te preguntas por qué se pone en entredicho por parte de gente que practica la crianza natural las acciones de otros padres, mejor dicho madres. No sé en Alemania, en España me da que por dos motivos, unas que tienen mucho tiempo que perder metiendose con cualquiera que no opines como ellas, y sentirse superiores, y el segundo y más serio porque para otras es un movimiento reivindicativo, de más derechos sociales y laborales de cara a la crianza, por ello ponen el énfasis en las necesidades del bebé.
    En cualquier caso, siempre se es mucho más dogmático respecto a las cuestiones de la mujer, y sobre todo, respecto a la maternidad, que al ser un hecho tan definitvo en la vida de una mujer, y que incluye la vida de un niño que no puede reivindicar por si mismo, es el terreno definitvo y supremo para practicar todo tipo de dogmatismo. El hombre no siente dicha presión social, ni la mínima parte que la mujer de cara a su papel como padre, ni un átomo de lo que es el papel social de la paternidad frente al de la maternidad. Pero sí colabora para definir el perfil ideal de la maternidad según las convenciones de la sociedad ó corriente de ideas a la que se ajuste. Por eso, la forma de perfilar socialmente a la mujer es perfilar el papel de la madre, tenga ó no interés la mujer en tener hijos. Y por eso, en sociedades en las que la mujer busca espacios propios de definición, que son el ámbito social, laboral, intereses y gustos, siempre va a sentir un conflicto entre la mujer y la madre. Y cuanto más se le pida a la madre, menosa ganas tendrán muchas de serlo, lógicamnte porque lo percibirán como la pérdida de su propia identidad como mujer, ó mejor dicho persona.

    En cuanto a lo de fundirse con el bebé, no puedo entender lo que significa, desde una perspectiva ajena a las experiencias de una loncha de tranchetes, me resulta imposible comprender si el concepto de fusión que pretenden se refiere a la telepatía, unión de cuerpos, unión de intereses ó qué. En cualquier caso es un concepto muy gracioso.

    Ah, y por último, tampoco entiendo lo de narrar el embarazo, parto, lactancia y crianza como experiencia sexual. El uso de sexo por género me descoloca, no sé lo que se pretende implicar. Y es que me interesa ver xómo se usan las palabras, que son armas de cerrar filas respecto a una idea.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Buenos días, mamá en Alemania.

    No soy muy dada a participar en estos debates, donde todo el mundo "piensa que el otro piensa" que yo debo hacer algo distinto a lo que hago.

    Y así se repiten sin cesar en internet estos debates interminables donde unos piensan que el otro "demoniza", y lo único que sucede es que cada uno se demoniza a sí mismo.

    Pero dado que enlazas a mi artículo (muchas gracias), y que otras veces has dejado comentarios en mi blog, y esta vez no consideraste necesario comunicarme que me habías aludido, voy a dejarte mi opinión, aunque creo que ya está bien explicada en mi artículo original.

    Aunque no he leído el libro ni lo voy a hacer, no estoy rebatiendo el libro, estoy rebatiendo las declaraciones que esa señora hizo en un periódico. Las declaraciones en sí mismas.

    Insisto en que me parece ilógico que tanto la BAdinter como tú como tantos, penséis que existe una "imposición moral ilegítima". ¿Cómo puede hacerse una imposición moral? ¿Cómo se puede imponer una moral en un país democrático, por personas que no son dueñas de los medios de comunicación, y que más bien van contracorriente del sistema y del poder?

    En un país democrático, cada uno expresa lo que piensa, y sí, es mi moral, pero tú eres muy libre de elegir la tuya.

    Yo puedo pensar que es muy peligroso que tú me quieras imponer "la moral del biberón, la guardería con 4 meses y el método EStivill", así que estamos en las mismas. No es que nadie quiera "imponer" nada, es que son dos maneras de entender la maternidad, y cada uno expresa la suya.

    Yo la mía, la defiendo y la fundamento: con artículos científicos, con ideas de la sabiduría filosófica de todos los tiempos, con
    los recientes descubrimientos de la neurociencia que resulta que coinciden con el psicoanálisis, con la filosofía oriental y con lo que sentimos muchas madres de todas partes del mundo.

    Si sientes que esa "moral" se impone, el sentimiento es tuyo. Si no la compartes, pues no la compartes y no pasa nada, dormiremos todos tranquilos, y ya está.

    El que comparta nuestra visión, la comparte; y el que no, pues que disfrute con Estivill y la Badinter, que para eso son muy ricos y tienen, el primero una gran clínica, y la segunda acciones en importantes compañías productoras de leche (entre otras cosas).

    Todos tenemos derecho a defender aquello en lo que creemos. Tan simple como eso.

    Un abrazo, y seguimos en contacto.

    ResponderEliminar
  30. lleana, bravo, bravo, bravo!!!, No pudiste explicarlo mejor, Para los que dice que son modas o cosas sin fundamento, o radicalizmos

    "Yo la mía, la defiendo y la fundamento: con artículos científicos, con ideas de la sabiduría filosófica de todos los tiempos, con
    los recientes descubrimientos de la neurociencia que resulta que coinciden con el psicoanálisis, con la filosofía oriental y con lo que sentimos muchas madres de todas partes del mundo."

    Entraba a exponer algo parecido a esto, pero no me extiendo mas, cada uno se siente como queire sentirse, el que alguien te diga que dar teta es lo mejor para tu hijo, no te esta diciendo que si no lo haces eres mla madre, eso es lo que tu sientes por no hacerlo, por moda, o decisión lo que sea, porque dar teta podmos darlo todas las mujeres (aunque no semaos madres), con dos o tres excepciones debido a enfermedades.
    Lo de no tenia leche, no alimentaba, se quedaba con hambre ha sdo fruto de falta de información, d einteriorización y de sentirno capaces de hacerlo.
    Lamentablemente hacemos lo que hemso mamado, y con la revolución d elas mujeres, de los derechos, se perdio el instinto de ser madre, por eso s einventaron los biberones y tantas otras cosas.

    Si por el contrario hubieramos aprendido de cuna eld ar teta, dormir con nuestros padres, que nuestros padres nos respeten y repetarlos, lo veriamos como algo natural. Y no estariamos en debates que si es bueno o malo o me siento mal.

    No se trata de crear adeptos, simpleemnte d einformar, siuna vez recibida la información te sientes mala madre, será porque no estuviste informada antes de empezar el papel de madre, pero si nos dieran la opción de elegir loq ue queremos yo creo que a nadie le gusta escuchar que su hijo llore parq ue aprenda a dormir, sin embargo como el "señor" estivill lo dice pues sera bueno para el niño y hay que hacerlo.

    No hemos aprendido a ser padres desde la cuna, como lei antes, somos padres de libro, ahora resulta que para ser padre hay que leer para aprender, el instinto no cuenta, lo natural no cuenta, porque no nos lo han enseñado.

    Personalmente antes de ser madre veia "normal" no dar teta, porque es incomodo, que vergunz que me vean las teta, esos niños ahi tan grandes mamando.
    El Estivill, pues si tiene que aprender a dormir, y cuanto antes mejor, asi no molesta y podmeos tener vida intima, de pareja, en su propia habitación desde los 4 meses.

    Hay que darle un cachete a tiempo porque sino se te sube a la chepa, si es que te toma el pelo. haces las cosas asi porque yo soy tu padre y yo t elo digo, y etc... etc... etc..
    Lamentablemente esto es lo que me enseñaron, es lo que yo aprendi de como hay que ser padre o madre.

    Afrotunadamente encontre una de esas "sectaS" Encontre a Carlos Gonzales (un pediatra que informa, que te ayuda,) Encontre a Rosa Jové, a Laura Gutman, incluso a Eduard Punset.

    Ahora creo que estoy haciendo lo mejor para mi hijo,el tiempo me dara la respuesta, es verdad que todos tenemos egoísmo, yo lo soy a veces pero los niños no, ellos lo aprenden de nosotros, ellos no nacen siendo egoistas, simplemente reclaman lo que les hemos dado durante nueve meses. Protección, seguridad, amor.
    Esta en nuestras manos enseñarles a descubrir el mundo, sea cual sea el mundo que les vamos a enseñar.

    Perodn si no se entienden algunas palabras, pero el teclado se las come.

    ResponderEliminar
  31. Estimada Ileana,

    En primer lugar, te pido disculpas por no haberte avisado personalmente sobre mi mención en el post. Te agradezco mucho que te hayas pasado y dejado tu opinión.

    En segundo lugar, permíteme contestarte por aquí:

    - No estoy rebatiendo ni comentando lo que se escribió acerca de la entrevista, sino el libro en sí. La razón por la que lo compré y leí fue tu artículo, de ahí la mención.

    - Precisamente por vivir en un país democrático se puede hablar de imposición moral. En caso contrario, hablaríamos de imposición legal.

    - No he hablado de imposición moral existente, sino pretendida. Puede que precisamente por no ser dueñas de los medios de comunicación e ir, tratándose de España, contracorriente del sistema y del poder. Aquí en Alemania se da la situación contraria y se notan los efectos de vuestra ideología (legítima, aclaro por si las moscas) cuando los medios de comunicación la apoyan y el poder la fomenta.

    - Fomentar (y casi obligar) y defender (protegiendo) son dos cosas diferentes. Esto último tiene toda mi consideración y apoyo. Lo primero me resulta sospechoso.

    ResponderEliminar
  32. Sigo...

    - Expresar lo que uno piensa (criticado lo contrario) es, gracias a Dios, posible en un estado democrático. Y moralmente correcto. Demonizar lo contrario para justificar lo propio, no (expresiones como "maltratar", "arrancar", "abandonar" y demás no eran necesiarias y por tanto dicen mucho del que las elige para expresarse y de sus objetivos).

    - Yo no pretendo la moral del biberón (he dado pecho), ni la guardería (sigo en casa con mis hijos), ni el método Estivill (que no volveré a usar después de aquella vez).

    - Yo (y lo reitero en el post), abogo por la lactancia prolongada, la crianza natural y el colecho. Para la que lo quiera.

    ResponderEliminar
  33. Si por casualidad te animas a leer el libro de Badinter, te darás cuenta de que no sólo se trata de un ejercicio dialéctico, sino que la señora en cuestión también se basa en estudios científicos recientes que tiran por los suelos la teoría del bonding y algunas otra sobre la lactancia materna (como por ejemplo, que los niños que han tomado pecho son más inteligentes). Aún así, la Leche Leage parece no darse por aludida.

    Mencionas la clínica del señor Estivill y las acciones de Badinter. Bien, no quería entrar en este tema, pero podría haber hecho mención de los orígenes cristiano conservadores (a los que sigue siendo fiel, sobre todo en EEUU y Alemania) de la Leche Leage, además de las diferentes ideología políticas de corte tradicionalista y explícitamente machistas con las que se sigue afiliando. Pero no quería desprestigiar su labor a la hora de ayudar, aconsejar y guiar a aquellas madres que han tenido problemas con la lactancia y a las que la LL les ha sevido enormemente. Una cosa no quita la otra.

    Por último y repitiéndome (perdón por la cantidad de comentarios, pero estoy teniendo problemas de conexión y voy publicando para que no se pierdan): No critico la lactancia prolongada, ni el colecho, ni el pañuelo ni nada de lo que tú defiendes y reinvindicas como derecho para poder ejercer tu maternidad como mejor te lo parece. De hecho, tenéis todo mi apoyo. Al fin y al cabo estamos todas, mujeres y madres, en el mismo barco.

    Lo que critico es vuestra tendencia a elevaros como la única opción parental buena y saludable, criticando las demás opciones de manera, en mi opinión, bastante despectiva y paternalista (no es que tú quieras trabajar o dar biberón, es que estás sometida al machismo reinante).

    En cualquier caso os deseo suerte y espero que consigáis aquello por lo que lucháis. Pero por las que no piensan como vosotras (y no porque estén sometidas a los hombres), también espero que no se convierta en la única opción, como ocurre en el país en el que me encuentro ahora mismo y en el que las mujeres no están felices con la situación y se sienten igual de coartadas y poco respetadas como vosotras allí donde estáis.

    Un saludo y gracias otra vez.

    ResponderEliminar
  34. Mamá en Alemania, acepto tus disculpas, y estoy básicamente de acuerdo en todo lo que has dicho.

    En mi caso particular -no sé las demás, porque hay tantas visiones como madres y padres en el mundo- no pretendo que nadie adopte mi forma de criar.

    Por un lado, difundo la información que creo buena, para quien la quiera leer, y mis puntos de vista en un humilde blog, para quien los quiera leer.

    Y por otro, si reivindico algo al Estado, a la sociedad en su conjunto, son dos simples cosas:

    -bajas maternales (y/o paternales) más largas.
    -protocolos de partos respetados en los hospitales

    Esas dos cosas no atacan en nada a las madres que eligen incorporarse a los 4 meses al trabajo (pueden hacerlo si así lo desean o lo consideran mejor), ni a quien quiera parir con cesárea programada o con epidural (pueden hacerlo si así lo desean), y por el contrario sí incluirían los derechos de las madres que quieren parir sin intervenciones innecesarias o permanecer más tiempo con sus hijos.

    Dos acciones además, que solo con ellas, las tasas de prevalencia de la lactancia materna aumentarían muchísimo, porque las principales causas del no establecimiento o la poca duración de la lactancia no es el no deseo de las madres, sino la separación a la hora de nacer y el temprano reingreso al trabajo de la madre.

    Pero, para exigir que el Estado tenga en cuenta en sus políticas públicas el hecho de apoyar que las madres y padres que lo deseen puedan quedarse con sus hijos remuneradamente, y que eso no es un capricho, ni un lujo, ni vagancia... tenemos que tirar mano de los argumentos que dicen que eso es lo mejor para los niños. Argumentos serios y muy considerables.

    El Ministerio de Educación español en su día publicó un panfleto donde decía que lo mejor para los niños era ir a la escuela infantil (¿desde los 4 meses?) y que se abrirían no sé cuantas plazas más de guarderías públicas.

    Eso sí que es imposición moral, y casi coacción.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  35. Hola Mama en Alemania,

    la verdad es que yo tampoco entiendo muy bien lo de la 'imposición moral pretendida'. Estoy de acuerdo en lo fundamental con Ileana, y yo no pretendo imponerle a nadie mi visión de la maternidad. Como también tengo un blog, a lo sumo,la comparto, expreso mis ideas y mis experiencias propias, pero desde luego jamás pretendería 'imponerle' nada a nadie. Lo mismo que no soporto que me lo impongan a mi, como de hecho hace legalmente este país, y mi única salida si no quiero ajustarme al patrón, es ir en plan outsider.

    Pero no deja de parecerme curioso que lo que haga una persona, pueda hacerla sentir mal a otra por no hacer lo mismo. Yo tengo amigas que no han dado ni el calostro (por decisión propia), que sus hijos duermen en otra habitación desde que volvieron del hospital, que por supuesto que no saben lo que es un portabebé (y la que lo sabe, pasa de utilizarlo -no repetirè los argumentos esgrimidos-...) y yo, por no hacer lo que ellas hacen, no me siento peor madre. Ni siquiera sabiendo que una gran mayoría de madres hacen lo mismo que ellas. Tampoco me juzgo 'mejor' que ellas. Yo estoy contenta con mi manera de proceder, y supongo que ellas con el suyo también. De lo contrario, por qué lo harían? Lo he dicho siempre, para mi la clave está en que lo te haga feliz: si tu manera de proceder te hace feliz, a ti, y a tus hijos, por supuesto, entonces hagas lo que hagas no puedes estar equivocado.

    No siento ningún conflicto entre ser mujer y ser madre. Me sigo sintiendo una mujer y actuando como tal desde que lo soy. ¿Alguna madre deja de ser mujer? Si tiene algún problema psicológico por el cual su hijo es todo su mundo (y para eso no hay que ser ni neofeminista, ni neomachista, ni nada), seguro que sí. Si no, me temo que seguirá siendo la misma mujer. Yo el único conflicto que tengo es entre ser madre y ser asalariada, porque tal y como están las cosas tengo que elegir. Lo cual tampoco es un conflicto para mí, porque mis prioridades están claras: soy madre que asalariada (y también porque puedo permitírmelo, si no, no me quedaría otra). Mientras mis hijos sean pequeños, van primero mis hijos. Y yo, que deseo estar con ellos. Cosa que es válida para mi, y no pretendo que lo sea para nadie más si no cree en ello. Y por supuesto que me gustaría volver a trabajar algún día. Cuando yo lo decida, y no se discriminada por haberme tomado el tiempo que me de la gana para otra tarea. Esa tarea menor y que puede hacer cualquiera, de criar y educar casi en exclusiva durante sus primeros años a futuros ciudadanos de esta sociedad. Y ahí es cuando me recuerdo a mi misma que vivo en mis putos mundos de Yupi...

    ResponderEliminar
  36. Hola Caro,

    Lo de la imposición moral pretendida es muy fácil.

    El ideal de madre que se está empezando a promulagar en España (y que lleva vigente unas décadas ya en Alemania, hay que tener en cuenta que la revolución ecológica llegó aquí en los 70 y ha dejado de ser una revolución) es el que promulgáis: lactancia prolongada, quedarse en casa con los niños, colecho...etc.

    A mí esa visión de la maternidad me parece estupenda, pero no me parece la única buena. Ni a mí ni a muchas.

    En España las leyes no os ayudan, aquí en Alemania no nos ayudan a las demás. Como ese ideal es el que predomina, resulta que ya no es opción ponerse a trabajar pronto, o no dar el pecho porque no quieres o no dormir con el niño pegado a tí. Allí os sentís discriminadas por hacer esto mismo, aquí nos sentimos así por lo contrario.

    Lo idea sería un término medio, en el que la madre pudiese elegir lo que más le convenga o quiera.

    Los argumentos que estáis utilizando en España para conseguir algo que tendría que ser posible desde hace tiempo, son los que se utilizaron aquí hace más de 3 décadas (lo natural es esto, las necesidades del bebé, lo mejor es blablabla). Y las formas igual: "abandonar", "arrancar"... Palabras y expresiones que no son necesarias, porque además así lo único que le estáis diciendo a una mujer que se pone a trabajar porque le da la gana es que está abandonando a su hijo, por ejemplo. No se puede decir simplemente "dejar"? Así no se sentiría mal nadie. Y los resultados aquí son catastróficos: La tasa más baja de natalidad de toda Europa, para empezar.

    Por eso digo y dicen muchas que mucho cuidado con cómo argumentáis, porque tal y como está además la situación económica en España (el paro...), qué más fácil para cualquier gobierno de corte machista que decir que tenéis razón y que mejor os quedéis en casa 3 años sin rechistar y sin dinero? (aquí en TODA Alemania sólo hay plazas para el 17% de los niños menores de 3 años... Y los colegios, hasta selectividad, terminan a las 12... Cómo se supone que se puede poner a trabajar una mujer así en condiciones? Y lo peor de todo es que encima está mal visto!!), que es que es lo mejor para el niño y por tanto si eres buena madre cómo me vas a negar que es estupendo que tengas que renunciar a tu carrera?

    Ese es el problema... Que con algunas cosas sólo se está facilitando la vuelta a la presión machista a la mujer. Aunque ahora la situación no sea perfecta ni mucho menos, no podemos negar ni despreciar lo que se ha conseguido hasta ahora: que por lo menos, de conciencia, se pueda elegir. Que luego las leyes estén o no de tu parte, es otro cantar.

    Sinceramente no creo que ninguna mujer trabajadora le parezca mal que otra se quede en casa a cuidar de sus hijos. Pero parece que al revés se dice mucho de boquilla que sí, claro, que cada una haga lo que quiera, pero que yo no quiero "abandonar" al bebé... y cómo se siente la que quiere trabajar? Atacada, claro que sí. Con esa expresión qué menos!

    Yo también estoy en casa con mis hijos, de momento por decisión propia, pero dentro de un par de años pretendo volver a trabajar y la situación no es demasiado alentadora que digamos. Y por eso se me ponen los pelos como escarpias cuando veo a gente que pone como modelo a seguir los países nórdicos y sus políticas conciliadores, porque conciliar no concilian nada, nos tienen encerradas en casa, igual que a vosotras pretenden encerraros en la oficina.

    ResponderEliminar
  37. "Sinceramente no creo que ninguna mujer trabajadora le parezca mal que otra se quede en casa a cuidar de sus hijos. Pero parece que al revés se dice mucho de boquilla que sí,(...) "

    ¿Ves? Las cosas de la subjetividad: tu crees eso, y yo creo que es al contrario. Y tampoco entiendo que si yo digo que no quiero dejar a mi bebé en una guardería (creo que 'abandonar' no está en mi vocabulario, ni lo habrá leido nunca nadie en mi blog), una madre que sí decida hacerlo se tenga que sentir mal sólo porque yo diga eso. Sigo pensando que se siente mal porque quizá no quiera dejar realmente a su bebé, y lo hace por la razón X que sea. O porque se debate entre sus necesidades como mujer y las necesidades de su hijo (por cierto, yo tampoco pondría las necesidades de un bebé junto a un blablaba me parecen tan importantes y dignas de tener en cuenta como las de nosotros adultos), y si decide primar las suyas, se siente egoísta. Pero ese no es mi problema, mama en Alemania, es el SUYO. Yo no la estoy llamando egoísta. Ella es la que tiene un conflicto. Yo no tengo problemas de conciencia, ni me pregunto si estoy haciendo lo mejor que puedo hacer: quizá me esté equivocando, pero yo sí siento que es lo mejor, y lo que nos hace más felices, a mi, a mi hijo y a mi marido.

    En una cosa estamos casi de acuerdo: "Lo ideal sería un término medio, en el que la madre pudiese elegir lo que más le convenga o quiera." Libertad absoluta para criar como mejor nos convenga, que se pueda elegir verdaderamente. Vuelvo a decir que soy consciente de que lo que es bueno para mi y para mi hijo, no creo que sea lo mejor para todo el mundo, ni pretendo que se imponga. Aunque creo que la fuente fundamental de desacuerdo está en lo que cada uno vemos como 'necesidades de los bebés'. Pero insisto, aunque no nos pongamos de acuerdo, lo suyo es que exista la libertad para actuar de acuerdo a lo que cada uno cree que es mejor para sus hijos y para sí mismos.

    Y ni niego ni desprecio lo que se ha conseguido hasta ahora: yo lo cuestiono. Cuestiono si lo que se ha conseguido es suficiente, es lo que quieren todas las mujeres y si se puede ir más allá. La sociedad en la que vivimos seguirá siendo increiblemente machista, independientemente de paises y signos de gobierno, independientemente de que a mujeres como nosotras se nos tache de neomachistas, que ya está bien. Organizar políticas de verdadera conciliación poco tendría que ver con el paro ni con ninguna crisis...

    ResponderEliminar
  38. Caro,

    Siento no poder hablar sobre tu blog, que no conozco todavía.

    "Así, las mujeres que no quieren desaparecer de la vida laboral se ven obligadas a abandonar a sus hijos a los cuatro meses de edad – si no antes – en manos ajenas. Y si la palabra “abandonar” os parece muy fuerte, preguntad al bebé como se siente"

    Esto está literal en el artículo al que hago mención de Ileana, y es en lo que me he basado para insistir en lo fuerte que me parece esa expresión.

    Con esta frase lapidaria, lo siento, pero cualquier madre que trabaje porque quiere, se siente insultada. Me siento insultada yo y no trabajo así que fíjate tú.

    A a cualquier madre que quiere a sus hijos les da pena dejarlos donde sea, ya sea en la guardería, en el colegio (tampoco queréis llevarlos al cole?) o en casa de sus abuelos un fin de semana... Pensará en el niño, en qué tal está, en si la echa de menos, si le estarán cuidando bien o no. Es normal. De ahí a sentir que le abandona, hay un trecho bastante grande, sinceramente.

    La fuente de desacuerdo está en lo que cada uno piensa que son las necesidades de los bebés. Pues sí, y en lo que son las necesidades de los adultos que se ocupan de esos bebés. Lo que no se puede es imponer leyes discriminatorias basadas en esas necesidades. En todo caso conciliadoras o que permitan elegir a cada madre qué necesidades son las más importantes.

    blablabla = etc. No estoy despreciando ninguna necesidad

    ResponderEliminar
  39. Mama en Alemania,

    conozco muchas mamás que han vuelto a su trabajo porque les gusta, y muchas, porque además de gustarle, lo necesitan, y sienten que 'abandonan' a sus bebés sin falta de que que se lo diga nadie. Pero muchas tienen suerte, y sus hijos se adaptan bien a estar en la guardería, y eso poco a poco las va consolando, se van conformando. Aunque lo deseen, y confiesen a menudo en voz alta, que más de un día se preguntan a sí mismas si merece la pena no estar más tiempo con sus pequeños. Sólo conozco dos clases de mamás trabajadoras: las que se duelen de dejar a sus hijos demasiado temprano y las que piensan que donde mejor están los niños es en una guardería, porque hacen amiguitos y son estimulados de forma que no lo serían en casa (amén de 'inmunizarse' contra muchos virus, claro). Y las segundas están tan convencidas de que hacen lo correcto como yo de que hago lo correcto, y no se van a sentir insultadas por nada. Lo mismo que yo.

    Si a mi alguien me llama vaga, floja o machista (insultos?), me la pela. Porque estoy absolutamente segura de que no lo soy, y por mucho que me lo repitieran, jamás dudaría de mi misma. Si yo estuviera segura de que no 'abandono' a mi hijo, lo que dijeran los demás también me la traería al fresco.

    No, no me parece comparable llevar a tu hijo a la guardería con cuatro meses, como llevarle a la escuela a los 3 o a los 6 años. El día que mi hijo comience el cole será, como fue para mí, uno de los días más especiales de nuestra vida (yo me acuerdo a duras penas, pero mi madre sí). De la suya y de la mía. NO querer dejar a tu hijo con 4 meses para volver a trabajar no quiere decir que te construyas un cordón umbilical por el que te quieras fijar a él como una lapa. Algún tipo de neurótica con afán por sentir la dependencia de los demás, quizás, pero eso no son todas las madres que deciden pasar un tiempo con sus hijos. Hay separaciones necesarias, y separaciones que no lo son. Yo todavía no he dejado a mi hijo ni un fin de semana con nadie. Porque no lo he necesitado. Ni él tampoco. Mi hijo va donde van sus padres. Y si no es necesario no tengo por qué separarle de nosotros. Cuando tenga conciencia de donde va él y donde vamos los demás y decida quedarse con quien sea, que no estemos nosotros, bienvenido será. Yo no necesito escapadas románticas con mi pareja. Cuando mi hijo se duerme sus super siestas, ya nos las buscamos nosotros para 'evadirnos' :)

    Sí, tengo en cuenta las necesidades de los bebés y de los adultos que cuidan de esos bebés. Y como he comentado alguna vez en algún post de Ileana, para mi las necesidades de los bebés tienen prioridad, porque ellos no pueden elegir. No tienen ni voz ni voto. Han de ser satisfechas en lo máximo posible la de ambos, bebés y adultos, pero para mí bebés siempre primero, lo siento. Si las necesidades de adulto son tan importantes e incompatibles con la crianza de un hijo, yo soy esa que dijo que no obligan a nadie a tenerlos (ya, afortunadamente).

    ResponderEliminar
  40. Bueno a ver, Caro, que nos estamos yendo de marras...

    Para cualquier madre normal, sus hijos son su prioridad. Eso creo yo, no lo discute nadie.

    Que además de tus hijos, tengas otras prioridades, no significa que tus hijos sean menos importantes. A ver si me explico. Lo primero, tus hijos, y después varias cosas en diferente orden, según la personalidad de cualquiera (trabajo, deporte, aficiones, viajes...etc.).

    Obviamente, cuando tienes hijos, no tienes la misma libertad (y la mayoría de las veces ni ganas ni fuerzas) para dedicarte al resto de tus prioridades. Lo cual no significa que las anules. Siguen estando ahí y ya cada una elige cómo, cuándo, dónde y cuánto. Unas empiezan antes y más, otras más tarde y menos, o poco a poco. Básicamente porque no podemos desdoblarnos ni el día de los niños tiene 24 horas y el nuestro 36.

    Yo creo que el "conflicto" es, hasta cierto punto y según cómo se mire, sano. Que una mujer a la que le guste trabajar y además lo haga, o que necesite un fin de semana a solas con su marido y se lo coja y durante este tiempo, piense en sus hijos, en cómo estarán, si estarán bien...etc. es normal. Lo que no sería normal es lo contrario. Una cosa es que el lunes te alegres de "descansar" un poco de las fieras y otra muy distinta que el lunes por la tarde no te apetezca llegar a casa o eches horas extra aposta para evitar el percal. No sé si me estoy explicando...

    Lo digo porque a mí me pasa: Que hay días que acabo hasta el moño de casa, niños, pañales, comidas, juegos, rabietas y demás y estoy deseando tomarme un respiro y, cuando me lo tomo, resulta que me descubro a menudo pensando en ellos y echándoles de menos. No creo que sea porque me siento "mal" dejándoselos a los abuelos, sino porque es normal pensar en ellos de esa manera. Lo que no sería normal, sería alegrarme constantemente de tenerlos lejos.

    Ese "conflicto" no significa, repito, que me sienta mal con la decisión, sino que forma parte, simplemente, de lo que implica tener hijos y quererlos.

    Y, claro, si me llega alguien y me dice que es que les he "abandonado" y que pobrecillos, pues me sienta como una patada en el c***. No he dejado al niño malo para irme de copas o a cenar. O sea, no he antepuesto mis necesidades individuales a las de mi hijo, haciéndolas incompatibles, sino que he conciliado. El día que mi hijo está enfermo, la que está a su lado soy yo (porque además tengo la suerte de poder hacerlo).

    No sé si me explicado bien sobre por qué muchas mujeres, que están seguras de que lo están haciendo lo mejor que pueden, se pueden sentir insultadas cuando alguien les dice que abandonan a sus hijos.

    ResponderEliminar
  41. No sé si lo has explicado bien para las madres, pero para mí me vale y coincido contigo

    ResponderEliminar
  42. jajaj lobo, es que esto es como el post interminable... ;)

    ResponderEliminar
  43. Que no, mama en alemania, que no es imposición moral, es simplemente libertad de expresión.

    La única imposición posible es la legal o la fuerza, que alguien diga lo que piensa, sin ningún otro poder sobre ti, no es imposición, es simplemente libertad.

    Si no te gusta lo que dice, no lo leas y ya está.

    Yo leo todos los días en los periódicos mil "morales" distintas a la mía, y no me siento presionado ni impuesto. Soy libre de elegir la mía y de sentirme seguro con lo que hago.

    Ellas no coartan tu libertad de actuar como mejor te parece. Si te sientes incómoda o presionada, es un problema tuyo, porque sus reivindicaciones amplían los derechos, no reducen los tuyos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo que no existe la imposición moral? Si que existe y es mucho más poderosa que la fuerza física, porque no se percibe como impuesta, sino como elegida por uno mismo.

      Eliminar
  44. mmm Anónimo, sí que existe la imposición moral.

    Se diferencia de la libertad de expresión, pero es posibilitada precisamente por esta.

    No es lo mismo decir "yo pienso esto y los demás que piensen lo que quieran" que decir "yo pienso, es lo correcto, y los demás deberían pensar lo mismo".

    No se trata de que no me guste lo que lea y que baste con no hacerlo. Precisamente forma parte de la libertad de expresión poder opinar lo contrario y no simplemente ignorarlo.

    Yo sí que me siento presionada por las ideología y morales que destilan algunos periódicos. A mí personalmente no me afectan, pero me preocupa que precisamente por su difusión resulten convertirse en las únicas.

    Si lees otra vez lo que he escrito en el post (y los comentarios) te darás cuenta, quizás, de que apoyo sus reivindicaciones. Sólo advierto que tengan cuidado al demonizar las demás, porque aquí donde estoy esas reivindicaciones fueron tenidas muy en cuenta, y aporvechándose de ellas, resulta que han dejado de convertirse en derechos para convertirse en deberes. Por qué te crees que en Baviera no hay paro? Si todas las mujeres que están en casa porque, por ley e infraestructuras, no les queda otra, tuviesen la posibilidad de trabajar, otras cifras cantarían.

    En vez de darnos dinero para quedarnos en casa (con la excusa de que es lo mejor para los niños, alentar la lactancia y demás) y pusiesen guarderías a disposición de las madres para que pudiesen ELEGIR, la situación aquí sería muy diferente. Sólo espero que lo que ocurre aquí no llegue a España, porque entonces ese feminismo que tanto aboga por la maternidad respaldada perdería su razón de ser tal y como está en España, pero tendría que volver a ponerse a luchar por recuperar los derechos anteriores perdidos.

    Te recomiendo que te des una vuelta por el blog, escribí un post al principio "desmontando un mito", para que veas cómo estamos aquí las mujeres con nuestros obligación a quedarnos en casa.

    ResponderEliminar
  45. Dios mio, esto es la historia interminable...

    Como os diría Gari Kasparov: dejadlo en TABLAS

    ResponderEliminar
  46. Yo tengo la sensación de que no es que no nos entendamos, es que no nos queremos entender. En mi caso, va por delante que hablo por mí misma y no en nombre de ningún colectivo de ningún tipo: que no, mamá en Alemania, que no. Que yo no quiero y no pretendo que las leyes cambien para que todas las mujeres debamos quedarnos en casa con nuestros hijos: quiero que cambien para que la que quiera quedarse en casa con sus hijos, pueda verdaderamente, sin perjuicios sociales ni laborales, y lo mismo para la mujer que decida reincoporarse a su trabajo. Que a mi me gusta quedarme en casa, muy bien, comprendo perfectamente que a otra no, y las dos tenemos (o tendríamos que tener) el mismo derecho. "En v ez de darnos dinero (...), pusieran guaderías" ¿Ves? Yo prefiero que se subvencione a la madre que quiera dedicarse a la crianza de su hijo (el equivalente del gasto en guardería de ese niño. No lo que uno paga a la guardería, sino todo lo que el Estado invierte en esa plaza)Y ADEMÁS guarderías para todos los demás. No esto en vez de lo otro: TODO.

    Y no, yo personalmente, aunque no te lo creas, no juzgo a nadie, e insisto en que cada uno se juzga más a si mismo de lo que nos juzgan los demás.

    Te vuelvo a decir la opinión es libre, yo pensaré que mis métodos son tan correctos como la que hace lo contrario. Claramente, yo pienso que lo hago bien, y la otra también. No pierdo el tiempo pensando si ella es buena madre o no. Y no le voy dando consejitos a nadie, ni haciendo prédica de lo que 'considero que es mejor'. En mi blog, y por escrito, comparto mis vivencias con quien quiera leerlas y no instruyo ni digo que todo el mundo debería hacer como yo, porque es lo mejor, sencillamente porque no lo creo (no creo que sea lo mejor para todo el mundo). Y en la vida real, simplemente, ni siquiera hablo de ello. Contesto si me preguntan. Respeto lo que cada cual quiera hacer,y por supuesto que voy a tener una opinión acerca de ello, pero no la expreso en voz alta. No voy haciendo apología de mi maternidad, así que poco voy a imponer nada a nadie.

    Y por última vez, ofenderse por lo que otro 'dice que hace', por la comparación, es personal. Yo, como persona a la que le sobran kilos, podría ofenderme con todas las mujeres delgadas del mundo, cuando hablan de sus dietas y de cómo hacen ejercicio con regularidad (no la que lo dice con rentintín para joderme si sabe que tengo algún complejo -que las hay, pero son menos. Las que hablan de ello con naturalidad porque su vida es así y ellas hacen lo que hacen). Y creo que tendría el mismo sentido (ninguno) que el que alguien se ofenda porque yo diga que quiero quedarme en casa a cuidar de mi hijo un tiempo. Las delgadas no me insultan, no me llaman gorda, no me echan en cara lo que yo hago.. sólo hablan de lo que ellas hacen, y yo no (dieta y ejercicio regular). ¿Tendría yo que hacer lo mismo? Si quisiera estar delgada, claramente sí, si no, lo que hago es perfectamente acorde con mi vida. Y después está cómo me sienta yo ante el que me sobren kilos. ¿Estoy a gusto o a disgusto? ¿Hago lo correcto llevando mi estilo de vida? ¿Es acaso una opción 'mejor' que la otra? Si la clave es la salud, ninguna pega, porque mis analíticas son de libro. La respuesta a estas preguntas no la tienen las delgadas del mundo, que no deberían ofenderme al hablar de sus hábitos, la respuesta la tengo que tener yo. Pues lo mismo.

    Y prometo que ya no contribuiré más a la interminabilidad del post :) de cualquier forma, no nos vamos a convencer de nada la una a la otra, lo cual está muy bien, porque al menos por mi parte no es mi propósito. Pero el debate siempre enriquece. Saludos!

    ResponderEliminar
  47. Juas, anda que no hay que hacer scroll aqui, jajaja!!!

    A ver, yo creo que en el fondo las dos defendéis lo mismo. Que cada cual tenga derecho ha hacer lo que crea mejor para su familia sin que nadie le señale. Yo creo que en estos casos, lo mejor es usar el dicho de "ande yo caliente y rías la gente" no?
    Saludos

    ResponderEliminar
  48. Creo que voy a coger complejo de disco rayado... En fin:

    No sé si es que no nos queremos entender o no me quieres entender tú a mí.

    Dices que no te sientes ofendida, que ni siquiera te molestan los comentarios al respecto, pero por el tono de tus comentarios y la lectura selectiva que le estás dando a los míos, la impresión que da es todo lo contrario.

    No sé si ni siquiera merece la pena repetirlo OTRA VEZ, porque en realidad basta con volver a leer.

    Yo no he criticado que nadie se quiera quedar en casa, ni que quiera dar el pecho los años que sean, ni que duerman con los niños en la cama, ni que los lleven en el pañuelo. Apoyo la reivindicación para conseguir eso en España (al igual que apoyo aquella otra que quiere conseguir que eso mismo deje de ser la normal absoluta en Alemania) y me tendréis defediendo eso ante quien sea a capa y espada, faltaría más.

    Lo que no apoyo es la forma en la que se reivindica, es decir, demonizando lo contrario (que si la que da el biberón es mala madre, la que lleva a su hijo a la guardería le abandona...etc.). Que no he dicho que así lo reivindiques tú, por lo que no entiendo por qué te sientes tan ofendida, si en el fondo se supone que defendemos lo mismo: el derecho a elegir de toda madre a afrontar y llevar su maternidad como más agusto y feliz se sienta con ella.

    No apoyo esa forma de reivindicar porque me parece que le falta el respeto a las demás maneras de ser madre y creo que está bastante claro en qué forma lo hace (esto no lo voy a repetir más). Si tú te sientes aludida en esta crítica es que probablemente te sientas incluída en este grupo, lo cual, como bien has dicho, es problema tuyo, tú sabrás por qué es así.

    y en un último intento de corregir una lectura selectiva: Yo no he dicho que no quiera que se hagan guarderías y no se apoye que la mujer se pueda quedar en casa si así lo desea. Estaba exponiendo la situación en Alemania, en la que sólo se puede una quedar en casa (con el 67% del sueldo neto el primer año y a partir del primer año, te puedes comer los mocos si quieres, pero olvídate de ponerte a trabajar, porque no hay guarderías, ni públicas, ni privadas, o sólo para el 17% (!!) de TODOS los niños alemanes menores de 3 años).

    Efectivamente, el debate enriquece. Los monólogos no.

    ResponderEliminar
  49. bueno, me temo que he llegado un poco tarde a esta entrada. Debates aparte, quería comentar que me siento -una vez más- totalmente identificada contigo.
    Yo también he padecido a estas mamás a ultranza alemanas, tan decididas siempre a dar consejos que nadie les pide. Yo formo parte de ese 17% de madres que mandan a sus hijos a la guardería con menos de tres anios en este país. Tuve mis dudas y mis remordimientos los primeros días , pero desaparecieron muy pronto. Fui muy feliz volviendo a ejercer mi profesión, pero también dando el pecho un anio entero, llevando a mi hijo en el panuelo y en el cochecito, metiéndolo en la cama cuando ha hecho falta y dándole un biberón si ha sido necesario. Y así todos felices... Totalmente inmunizada contra las acusaciones de Rabbenmutter (madre cuervo)

    ResponderEliminar
  50. jeje El temita Rabenmutter se merece un post, eso es verdad... ;)

    ResponderEliminar
  51. Buenas noches, mamá en Alemania.

    Me he tomado el atrevimiento de mandarte un email, pero también te aviso por aquí de que la respuesta de María Berrozpe, la autora de las frases que citas en tu artículo (creía que enlazabas el artículo mío pero luego me di cuenta que era el de ella) la hemos publicado en mi blog.

    Saludos para todos!!!

    ResponderEliminar
  52. Llego un poco tarde a la discusión.
    Vaya por delante que sigo dando el pecho a mi hijo de 15 meses y que sigo estando en casa cuidándole. Y me encanta y no me considero mejor madre que amigas que han dado biberón y vuelto al trabajo a los 6 meses.

    Pero estoy con mamá en Alemania en esto. Sí creo que hay imposición moral para hacer las cosas de una determinada manera. Quizá el quid de la cuestión es que nosotras estamos en Alemania y tenemos la doble perspectiva Alemana y la Espanhola.

    Aquí si no das el pecho, si empiezas a trabajar antes de los 3 anhos, si has tenido epidural, incluso cesárea de emergencia, eres MALA MADRE y no tienen apuros en decírtelo y recordártelo en cuanto surge la ocasión.
    Y sí, claro que hay estudios que dicen que los ninhos sufren si lloran, que dicen que son más listos con la teta que con el bibe, que el vínculo tal y cual...pero es que también hay estudios que indican todo lo contrario. Claro, cada uno nos quedamos con lo que más nos interesa, y lo que creemos que es lo mejor para nosotros.

    El problema es cuando te vienen a decir, o das el pecho o eres mala madre. O practicas el colecho o abandonas al hijo a la soledad de la cuna... Porque aquí sí hay una imposición moral. A muchas mujeres el que les diga ésto les afecta muchísimo psicológicamente y muchas puedan que por eso estén tan nerviosas que ni puedan dar el pecho.
    A mí me la refanfinfla los comentarios de ciertas matronazis neofeministas, quizá porque a mí la maternidad me ha llegado mayorcita, pero algunas chiquitas jovenes se impresionan mucho y se dejan influir y ahí empieza la imposición.

    Y luego está la "rivalidad" o eres de González o eres de Estivill..bueno. Yo he leído a González y me gusta como escribe y algunas cosas me parecen estupendas y otras absurdas. No he leído a Estivill, pero su táctica la he leído en otros autores como Dr. Christopher Green (pediatra de referencia en el mundo anglosajón) y de él hay muchas cosas que me gustan, otras menos.
    Mi sensación es que no se pueden decir cosas como: "se ha demostrado que los ninhos sufren si se les deja llorando un minuto" porque igual que eso se ha demostrado lo contrario, que es bueno que el ninho llore y se desahogue, por ejemplo.
    Se necesita un poco de respeto hacia todas las posturas y ciertos grupos se empenhan en que lo que ellos dicen es la única verdad y la única forma de hacer las cosas.
    Y espero que esta forma de hacer las cosas en Alemania no llegue a Espanha, porque me parece que se trata muy injustamente a una gran parte de las mujeres con otras circunstancias u otra forma de ver las cosas.
    CitiM

    ResponderEliminar
  53. Viendo cómo están las cosas en Alemania tengo muy claro que no quiero que esta forma de pensar se imponga finalmente por vía legal en España, con el agravante de que España es un pais más pobre que Alemania. Miedo me da pensarlo.

    ResponderEliminar
  54. Comparto algunos puntos de tu análisis. yo también agradezco la aparición del libro de Badinter.
    Pero creo que no se puede ni se debe ocultar que es la principal accionaria del grupo Publicis y que este grupo tiene cuentas de compañías que producen y comercializan pañales desechables, leches de fórmula y otros "productos" que pierden mucho al aumentar prácticas de crianza que rechazan el consumerismo.
    otro punto que reprocho a Badinter y que una de las comentadoras tocaba entre los primeros comentarios : ausencia de cuestionamiento de la falta de implicaicón de los padres.
    instila la idea que la única forma de implicación paterna es el dar un biberón... lo cual es absurdo! prefiero sinceramente dar el pecho cuando necesite y reclame mi bebé (siempre y cuando también lo quiera yo, claro está!) y que mi marido limpie la casa, haga las compras, lave la ropa, planche....
    (tal vez porque fue así que funcionamos nosotros)
    pro último, por más de acuerdo que esté con Badinter sobre la necesidad de no permitir que se imponga un único modelo matrnal, tampoco estoy de acuerdo con que se imponga un único tipo de realización como seres humanos : a través del trabajo y del consumo.

    hasta pronto!

    ResponderEliminar
  55. Cito textualmente:

    ""instila la idea que la única forma de implicación paterna es el dar un biberón... lo cual es absurdo! prefiero sinceramente dar el pecho cuando necesite y reclame mi bebé (siempre y cuando también lo quiera yo, claro está!) y que mi marido limpie la casa, haga las compras, lave la ropa, planche....""

    Perfecto. Que tu pareja se dedique a las tareas domésticas, porque la crianza de tu hijo es TUYA en exclusiva.

    Tu no quieres una pareja; tu quieres una criada. Imagino que en venganza de la esclavitud femenina, la falocracia y la masculinización de la mujer para robaros la esencia de gaia y demás idioteces.

    Precioso.

    ResponderEliminar
  56. "Perfecto. Que tu pareja se dedique a las tareas domésticas, porque la crianza de tu hijo es TUYA en exclusiva. "

    eso lo dices tú!

    no ha sido para nada así en nuestro caso, al menos a partir de los 6 meses de mi primera hija y sobre todo cuando ya fueron 2!

    es cierto que los primeros meses que sigueron el nacimiento de cada uno de los dos, fué o él o una ayuda doméstica quien asumieron las tareas domésticas.

    qué tiene de malo que un hombre se implique en ello? si él no lo hubiera hecho en parte, hubiésemos externalizado el 100% de las tareas domésticas.

    sí, podemos pagarnos una asistente doméstica, somo parte de la minoría del mundo que puede hacerlo. y quién es? es una mujer pobre, que ha inmigrado desde un país más pobre. esa mujer pobre del sur del mundo es quien asume esas tareas que ni yo ni mi marido quisimos asumir (porque no era compatible con nuestras aspiraciones en ese momento : la mía = gozar de los primeros meses de mi bebé, la de mi marido dedicarse a otra cosa que las tareas domésticas).

    entre los 6 meses y los 2,5 años, mi hija pasó casi el doble de tiempo más con su padre que conmigo (durante el día).

    y si hubiésemos decidido que su carrera necesitaba más dedicación en ese momento, pues lo más seguro es que yo hubiese renunciado a mi permiso parental...

    pero no fue así y seguramente gracias a ello, en parte, mi "esencia de gaia" y "mi poder sagrado de wicca" están muy bien, gracias!

    ResponderEliminar
  57. Hola mamá en Alemania,
    Yo soy una mamá en Múnich y ayer descubrí por casualidad tu blog.
    Me fascina tanto que llevo ya 44 posts leídos y estoy enganchadísima: hoy no he puesto la lavadora, ni he hecho de comer y las camas están todavía sin hacer.
    Pero es que estoy flipando: por fin encunetro a alguien que piensa EXACTAMENTE COMO YO sobre todo lo relacionado a Alemania, la maternidad aquí, la forma de vida... Quería escribirte un comentario cunado hubiera leído más, pero es que no puedo aguantarme más. ERES MI ALMA GEMELA!
    Yo, afortunadamente no vivo en un mierdapuebli, vivo en Múnich que, por lo menos tiene bastante que ofrecer en cuanto al ocio y las tiendas, pero te entiendo tan bien.... tan bien...!!!
    Hasta tengo una biocuñada como tú!!!! aaarrrggghhh a la que cualquier día mando a freír algo....!!!
    Eres genial. Sigue escribiendo así. POR FAVOR.

    ResponderEliminar
  58. Claro, es como lo de "quieto que moto tengo"... Todos defendemos la libertad, pero cuando defendemos nuestra postura, tendemos a demonizar la contraria. Yo desde luego, que cada uno haga lo que le salga de donde quiera, pero que no consideren que si yo hago lo contrario soy un demonio. Deje de dar el pecho a mis hijos a los cuatro meses y ni siquiera fue lactancia pura y dura...Queria trabajar, me encanta trabajar y odio que haya gente, entre ellas a veces mi contraparte, me haga sentir "culpable" por tener tareas laborales que influyen en mi vida familiar. Intento compaginar ambas cosas, porque considero de verdad que puedo ser una madre bastante decente y una trabajadora más o menos buena. En fin, que cada uno haga lo que estime que le tiene más tranquilo con su conciencia y deje de mirar al contrario. Sigue escribiendo, me encanta leerte

    ResponderEliminar
  59. Repito, con mi perfil "no profesional". Perdón por enfangar tu blog...
    Claro, es como lo de "quieto que moto tengo"... Todos defendemos la libertad, pero cuando defendemos nuestra postura, tendemos a demonizar la contraria. Yo desde luego, que cada uno haga lo que le salga de donde quiera, pero que no consideren que si yo hago lo contrario soy un demonio. Deje de dar el pecho a mis hijos a los cuatro meses y ni siquiera fue lactancia pura y dura...Queria trabajar, me encanta trabajar y odio que haya gente, entre ellas a veces mi contraparte, me haga sentir "culpable" por tener tareas laborales que influyen en mi vida familiar. Intento compaginar ambas cosas, porque considero de verdad que puedo ser una madre bastante decente y una trabajadora más o menos buena. En fin, que cada uno haga lo que estime que le tiene más tranquilo con su conciencia y deje de mirar al contrario. Sigue escribiendo, me encanta leerte

    ResponderEliminar
  60. Hola mamá en Alemania
    Soy mamá en Colombia y me ha encantado tu articulo, y para tu conocimiento en este país tercer mundista , me paso lo mismo.
    Deje mi profesion por la crianza de mis tres hijos... cosa que me a dado grandes satisfacciones, hoy son personas muy bien formadas y con grandes valores ( 22, 20 y 17 )
    Pero siento un gran vacio en estos momentos en que los veo próximos a volar, Mi hija en Julio viajara a Alemania precisamente despues de su grado y los otros dos chicos tienen muchas ocipaciones , asi que me siento y miro hacia atras , consegui muchos exitos personales, pero con una gran nostalgía de mi vida profesional. Creo que aún podre comenzar algo más que atender a mi familia.
    Gracias por tan buena reflexión.

    ResponderEliminar
  61. Madre mía, la que se montó aquí no? jejejeje
    Que al final es todo más sencillo, haz lo que creas mejor y disfruta de tus hijos!!!
    Teorías antagónicas las habrá siempre, y bueno, es así, igual que existirá siempre la dualidad Esteban-Campanario, jejeje, y ya sé que es mucho más serio que eso, pero la verdad es que yo misma me he hecho mucha sangre con el temita y al final lo único que importa es elegir lo mejor para tu hijo y para ti. Y listo.
    El libro, si algún día me pasa cerca, igual me lo leo, si no, pues tampoco pasa nada :)

    ResponderEliminar
  62. Hola guapa,

    Me encanta tu blog, ya te lo había dicho en alguna otra ocasión pero en serio, me encanta tu punto de vista sobre la maternidad, sobre el Mierdapueblo, sobre los niños... Creo que seríamos buenas amigas si nos conociéramos y no viviéramos a... unos 1500 km. de distancia?

    A falta de nuevo post (me muero de ganas de que escribas alguno nuevo, aunque el último me dejó superbuen sabor de boca, jajaja!) me he puesto a "bucear" en los antiguos y me he topado con este. Oh, sorpresa! No lo había leído. Mecachis!!!!!!!!!! Llevaba detrás del libro de Badinter en castellano ni me acuerdo y cuando leí tu post volví a buscarlo en Casa del Libro y lo encontre! Hurra!

    Ahora mismo estoy en plena lectura. Me queda menos de un cuarto para terminarlo y voy despacito, saboreando cada párrafo porque me está encantando y yo creo que no leo filosofía desde el instituto, pero me está apasionando. Ahora puedo "encajar" algunas piezas de mi mente que estaban bastante descolocadas. Me siento mejor conmigo misma, me empiezo a quitar bastantes sentimientos de culpa que empezaron a cargarse en mi espalda desde el mismo momento en que me quedé embarazada.

    Gracias a esta mujer, que han puesto a bajar de un burro y a llamarla "loca" y "demente" en un montón de foros de naturalistas, he conseguido ver un poco más allá de mi papel de madre. Saber que tengo derecho a seguir siendo YO, además de la MAMA DE, hace que casi se me salten las lágrimas. Es un libro sencillamente muy recomendable para muchas mamás recientes.

    Besos desde la distancia y espero tu post con impaciencia!! :-D

    ResponderEliminar
  63. "otro punto que reprocho a Badinter y que una de las comentadoras tocaba entre los primeros comentarios : ausencia de cuestionamiento de la falta de implicaicón de los padres.
    instila la idea que la única forma de implicación paterna es el dar un biberón... lo cual es absurdo! prefiero sinceramente dar el pecho cuando necesite y reclame mi bebé (siempre y cuando también lo quiera yo, claro está!) y que mi marido limpie la casa, haga las compras, lave la ropa, planche....
    (tal vez porque fue así que funcionamos nosotros)
    pro último, por más de acuerdo que esté con Badinter sobre la necesidad de no permitir que se imponga un único modelo matrnal, tampoco estoy de acuerdo con que se imponga un único tipo de realización como seres humanos : a través del trabajo y del consumo."

    Pero esta chica se ha leído el libro?? Yo creo que no, porque Badinter en ningún momento dice que los padres se deben implicar dando el biberón a los niños, no es algo tan "simple", va mucho más allá. No critica a las mujeres que quieran dar el pecho, ni el tiempo que quieran, ni que duerman con sus hijos. Critica la impresionante presión social para que la mujer se dedique en cuerpo y alma a sus hijos desde que nacen hasta que "vuelan del nido", que la presionan para que sea una "madre perfecta" y que ese rol de madre perfecta pasa por dar teta hasta los 6 meses en exclusiva y hasta más adelante como complementaria, que a la que trabaja se la cataloga como "madre de segunda" y la que quiere tener tiempo para si misma y tiempo de ocio ya es una mala madre...

    Lo que Badinter quiere con este libro es que las que escojan las opciones que no "están de moda" no se sientan peor madres por ello, que no tengan sentimientos de culpa, y sobre todo, QUE SE PUEDA ELEGIR. Porque hoy en día puedes elegir pero si te sales del camino oficialmente "correcto" eres señalada con el dedo y criticada a las espaldas.

    Y sobre lo que dice ella de que se imponga "un único tipo de realización como seres humanos : a través del trabajo y del consumo." ella en absoluto habla de esto, ni siquiera cita algo similar en su obra.

    En serio, esta chica debería leerse el libro.

    ResponderEliminar
  64. Hola!
    Descubrí tu blog hace muy poquito, y la verdad que estoy enganchadísima! Yo he vivido en Alemania, y me enamoré de ese país... por suerte o desgracia, he tenido que volver a España, y leyendo tu blog no se si ha sido por suerte...

    La cuestión, que me lio, acabo de leer este post, y no puedo estar más de acuerdo contigo! Creo que la maternidad ultimamente se está volviendo un tema muy complicado, o le das el pecho, dejas tu trabajo y te vuelcas plenamente en el niño, o eres una mala madre...

    yo hace poco, bueno, no tan poco, me he enterado que voy a ser mama, y te puedo decir que es un bebe muy buscado (no sabes cuanto) y muy deseado, pero me molesta mucho que todo el mundo me pregunte nada más enterarse que estoy embarazada, si me voy a coger la jornada reducida, o cuando me pienso dejar de trabajar... Mande?? Me quedo bastante alucinada cuando me dicen estas cosas, o cuando me ponen cara de haberse comido un limón cuando les digo que nunca... A ver, que a mi me encantaría dedicarles el 100% de mi tiempo a mis hijos, pero también he luchado, y mucho, por llegar a donde estoy a nivel laboral.

    Es verdad que tengo un trabajo de m·$%"$ y que mi jornada laboral es de unas 12 horas de media... Pero me siento realizada y no entiendo porqué yo tengo que dejarlo todo a un lado, o soy una mala madre... Y lo que más me duele es que son justo las personas más cercanas a ti las que más te critican...

    Yo quiero mucho a mi bebe, y espero criarlo lo mejor que pueda... Pero no voy a consentir que me critiquen por querer también ser mujer.

    sigue así! que me encantan tus post!

    Un abrazo

    ResponderEliminar